Es poco probable que no estés familiarizado con el nombre Harry Potter. Se trata del personaje principal de la saga de libros más famosa de todo el mundo, escrita por la autora más importante de los tiempos modernos, J. K. Rowling. Si deseas comprar libros usados online, te recomendamos comprar en https://libros.eco/

Joanne Rowling es una escritora británica aclamada quien, a través del universo de magia que ha creado con sus historias, ha obtenido fanáticos a nivel internacional sumamente dedicados a sus personajes.

Aparte de su trabajo como escritora, J. K. Rowling también ha indagado en el mundo de la producción y elaboración de guiones para cine y teatro.

Desde el lanzamiento del primer libro de la saga de Harry Potter a finales de los 90, las historias de Rowling resuenan en cada esquina del mundo, convirtiéndola en una escritora multimillonaria, con más de 500 millones de ventas en libros.

Joanne Rowling también ha sido aclamada por otras obras, tales como Animales fantásticos y dónde encontrarlos, que al igual que Harry Potter, recibió su adaptación cinematográfica, expandiendo su fama.

Si bien es cierto que el nombre J. K. Rowling ha estado en boca de todos en algún momento, no es mucho lo que se sabe de la vida de la autora detrás del universo mágico de Harry Potter.

En esta publicación, nos encargaremos de presentarte los 5 datos curiosos más interesantes acerca de la vida y obra de J. K. Rowling.

1.  Interés temprano por la escritura

La pasión de Joanne Rowling por el mundo de la literatura inicia en su infancia, soñando con escribir su propio material mientras apenas empezaba a hablar.

El primer cuento que escribió Rowling lo hizo con tan solo 6 años de edad. Le dio el título de “Rabbit”, y consistía en un conejo enfermo con sarampión que recibía visitas de sus amigos para llenarlo de ánimos.

Con su primera historia, la escritora mostró un claro interés, no solo por el género de la fantasía, sino también por incluir un sentimiento muy humano en de lo ficticio: la empatía de la amistad, un aspecto clave en la obra que le daría fama.

2.  Inspiración para Harry Potter

El mundo de Harry Potter está lleno de personajes y eventos fantásticos que no se asemejan para nada a la realidad. Es por ello que muchos admiradores y críticos literarios se han preguntado de dónde surge la inspiración para estas historias.

Lo cierto es que la propia J. K. Rowling no es creyente de la magia. La idea para una nueva novela llega a la autora a inicios de la década de los 90, mientras se encontraba aguardando por un tren en la estación de Londres King’s Cross.

En el momento, no tenía un lapicero, por lo que tuvo que esperar hasta llegar a casa para anotar lo que se convertiría en la saga más popular del mundo. King’s Cross fue utilizado para filmar algunas escenas de las películas.

3.  Uso de un pseudónimo

El uso de pseudónimos ha sido popular en la literatura desde siempre, sobre todo en lo que se refiere a las figuras literarias femeninas, quienes debido a perspectivas misóginas han tenido que ocultarse tras nombre masculinos.

Aunque es cierto que el siglo XXI fue importante en la inclusión de mujeres en el mundo de la escritura, aún era percibido como inusual.

Joanne Kathleen Rowling decidió optar por tomar la primera letra de sus dos nombres para publicar sus textos. Esto se debe a que las editoriales señalaban que los niños no adquirían una historia escrita por una mujer.

4.  Expresión artística de la depresión

Al estar escribiendo el tercer libro de la saga de Harry Potter, El Prisionero de Azkaban, J. K. Rowling se encontraba atravesando un momento duro en su vida, lidiando con su divorcio y con depresión.

A partir de su estado depresivo, Rowling creó a los dementores, personajes de Harry Potter que actúan como guardianes de una prisión, los cuales succionan el alma de sus víctimas.

5.  Riqueza notoria

De acuerdo a la revista Forbes, J. K. Rowling fue la primera autora en alcanzar el estado de billonaria en el mundo. De hecho, un dato curioso poco conocido es que la escritora es incluso más rica que la Reina Isabel II en Gran Bretaña.