Alarmante la cantidad de niños que han muerto en lo que ha transcurrido el 2017, ocho en total, un número sin precedentes que entristece a las familias y entristece a la sociedad.

Ocho inocentes que fueron sorprendidos por la muerte a manos de su propio padre, uno de los seres que así como le dio la vida, también se la arrebató sin más, siendo estas sus historias:

La más reciente, Maia, la pequeña que apenas contaba los 2 años de edad cuya madre (Victorina) la dejó dormida y al cuido de su padre mientras ella fue a la comisaría, al parecer a denunciarlo. Estando fuera recibió una llamada de su marido Mihai quien le dijo que había asesinado a la pequeña.

Cuando la madre regresó, halló a su pequeña degollada ya sin vida; el padre se lanzó por la ventana del inmueble mientras gritaba que había matado a su hija. Esto ocurrió el 12 de noviembre.

Sharita de apenas 15 meses fue asesinada junto a su madre el 01 de Octubre en Barcelona, el asesino de ambas y de acuerdo a la investigación policial fue el padre de la niña, quien acto seguido se suicidó.

La joven madre de origen alemán contaba con 25 años y al parecer era poco conocida en la calle Llull donde residía con la pequeña inocente y el padre, esto y la fecha tan convulsa en la que fueron asesinadas, hizo que sus muertes pasaran desapercibidas.

Emmanuel, este niño de apenas 8 meses, vivía con su padre y madre en Cádiz, ambos progenitores estaban en situación de paro y aun cuando al parecer el pequeño fue un hijo deseado, los últimos tiempos la pareja era protagonista de discusiones y desencuentros.

El 01 de junio, el padre de nombre Isidro asesinó a Emmanuel por asfixia, dijo a la policía que le había tapado la boca para acallar su llanto pero después confesó que lo hizo porque le habían dado las instrucciones de matarlo por un mensaje en el móvil.

El pequeño Miquel de cinco años asesinado por su padre, un jubilado de 65 años

Javier, murió a manos de su padre a los 11 años el pasado 7 de mayo. Para entonces le correspondía al padre Marcos Javier cuidar de su hijo el fin de semana, es así, que el día domingo fueron a un bar de nombre Pico Fino que frecuentaba en progenitor, después a monte de Oza- Cesuras donde sin razón alguna dio muerte a su hijo de un palazo en la cabeza y allí le dejó abandonado.

El hombre al parecer no estaba bien de la cabeza y tenía sus antecedentes por agresiones.

El 02 de mayo muere Markel de 11 años junto a su madre, ambos fueron víctimas del padrastro del pequeño.

Mounir, el padrastro de 36 años aparentaba querer mucho al niño y a su madre tal como lo manifestaba en sus redes, además que según su entorno era una pareja que no tenía problemas, sin embargo esa mañana un vecino alertó a la Policía por gritos en la vivienda que compartían los tres y donde poco después hallaron a la madre y al hijo apuñalados.

El presunto asesino de origen marroquí y con nacionalidad española, huyó de la escena del crimen y fue atrapado a finales del mes de mayo. Este tenía antecedentes criminales que quizás Rakel, la madre, desconocía.

Los hermanitos Daniel y Paula, de 8 y 5 años respectivamente murieron asfixiados por una almohada junto a su madre que fue estrangulada, los tres a manos del padre de la familia, Manuel García, quien después de cometer los crímenes se suicidó.

La muerte de Aramis y con apenas 18 meses entristeció a todo el mundo, ya que nadie se lo esperaba.