Esta compañía quiere ayudar a cualquiera con problemas para llegar a fin de mes a través de un servicio efectivo y veloz.

Desde su nacimiento hace relativamente poco, los microcréditos se han convertido en una solución de emergencia para situaciones de apuro económico. Esos meses en los que, por más que lo intentes, no llegas a finales sin que tu cuenta amenace con quedarse en números rojos; o esos otros en los que, por sorpresa, te topas con un gasto que se lleva un pellizco demasiado elevado y no sabes cómo seguir pagando la inmensa ola de facturas, impuestos y demás. Justo en esos momentos es cuando soluciones en forma de préstamos rápidos se han colocado como las favoritas.

Wonga

Algunas personas prefieren recurrir a la ayuda de conocidos para intentar solventar estos casos especiales de la mejor forma posible. No hay nada como alguien de confianza a quien poder pedirle un favor para posteriormente devolvérselo. Pero, cuando no se quiere poner a nadie en compromiso, o no se tiene a alguien con ese nivel de confianza, lo mejor es optar por buscar una solución de este tipo.

Muchos bancos y compañías ofrecen sus servicios económicos para quien los necesite. La competencia es muy grande, y se ha disparado a raíz de la crisis económica que llevamos sufriendo en España desde hace un buen tiempo. De entre todas las posibilidades que hay, con préstamos de cantidades completamente dispares, una de las más sobresalientes es la de Wonga, una empresa financiera tecnológica que comenzó sus andanzas en 2007 y, desde entonces, se ha convertido en todo un referente del sector.

Con una visita a su página web, www.wonga.es/, se puede apreciar la simplicidad y sencillez que tratan de imprimir en todos sus servicios. El objetivo de esta compañía es ofrecer pequeños préstamos con la mayor rapidez posible y, también, con el menor interés aplicable. Así, ofrecen una vía de escape ante esos apuros económicos que tan poco nos gustan.

Al contrario que otras entidades financieras, Wonga tiene como plato estrella la solicitud de créditos de entre 50 y 300 euros. El plazo para su devolución es de un máximo de 60 días; aunque en su propia web recomiendan el estándar, 15 días, ya que así no se añade ningún coste adicional (en caso de tratarse de tu primera solicitud de préstamo con ellos). Una curiosa oferta que encaja bastante bien en los últimos días de agosto, esos en los que nuestra cartera se asfixia, y no por el calor precisamente.

El procedimiento para hacer la solicitud se compone de 3 sencillos pasos: primero eliges importe a solicitar y plazo de devolución; después, completas el formulario correspondiente con la documentación y datos que sean necesarios y, por último, recibes el dinero tras la aprobación por parte de la compañía. Es algo muy sencillo y efectivo, tanto, que el 90% de los usuarios que han acudido a sus servicios han quedado más que satisfechos.

Ahora bien, es muy importante cumplir con los requisitos que establecen. Asegúrate de que la documentación aportada sea perfectamente legible (escanea los documentos a color o, al menos, trata de hacer una foto de calidad para que se vean bien); si todo va como debe, tras hacer la solicitud solo tendrás que esperar 15 minutos para tener el dinero en caso de que tu banco tenga el servicio de fast cash out; si no lo tiene, el plazo medio oscila entre las 24 y las 48 horas. En caso contrario, puede que se rechace por completo y tengas que repetir el procedimiento correctamente.

Una de las bondades de Wonga es, también, su cuidado hacia los usuarios que lleven tiempo con ellos. A través de códigos promocionales, y con un sistema de clasificación de los clientes (Blue, Bronze, Silver y Gold), es posible reducir los costes adicionales al préstamo, a veces con descuentos tremendamente interesantes para esas compras que no nos animamos a hacer porque se nos vayan de presupuesto, o también para esos momentos en los que los ahorros no dan para más.

Transparencia, confianza, flexibilidad y comodidad. Estas son las máximas que defiende la compañía para ofrecer un servicio de calidad a todos sus clientes. Lo importante es que puedas salir adelante de ese apuro económico y, si por algún motivo te cuesta devolver el dinero en el plazo establecido, puedes hacer una prórroga de 30 días más para poder terminar de pagarlo sin problemas. Quieren que lo tengamos fácil a la hora de solicitar y devolver los créditos, y mientras menos trabas se pongan en el procedimiento de solicitud y devolución, mejor.

Así que ya lo sabes, si tienes algún problema para llegar a fin de mes, tienes la solución de los microcréditos para quitarte las preocupaciones de un plumazo. Ahora, además, es tan sencillo que parece hasta irresistible no acudir a ellos.