Sorpresivo despertar para los venezolanos este domingo, después de que se colgara un vídeo en Twitter en la madrugada de este, donde aparecía una supuesta insurrección militar que solapó el regreso del líder político Leopoldo López a la medida de casa por cárcel.

La supuesta insurrección de un grupo de militares rebeldes contrarios al régimen de Maduro fue anunciada a menos de 24 horas de las primeras acciones de la irrita ANC, la cual valiéndose de sus supuestos plenos poderes, anunció la destitución de la fiscal general de la república y su consecuente enjuiciamiento.

Un capitán que está en el exilio desde el 2014, Juan Carlos Caguaripano, fue el líder el grupo de militares y civiles que lograron ingresar en las instalaciones del Fuerte Paramacay ubicado en la ciudad de Valencia, con la firme intención de apoderarse del parque de armas y provocar acciones similares en otras importantes instalaciones militares.

Durante algunas horas, hubo enfrentamientos entre ambos bandos, cuyo saldo final fue uno de los amotinados heridos, uno fallecido y 7 detenidos mientras que el líder logró huir del sitio. Resultó paradójico que el ministro de la Defensa Vladimir Padrino, restara importancia a la supuesta insurrección, donde se extrajeron de la instalación militar una cantidad no dada a conocer formalmente de armas que hasta ayer no habían logrado ubicar, además de que las autoridades militares calificaron el acto como “terrorista”.

Leopoldo Lopez apresado

Era de esperarse que los oficiales acusaran a la oposición de extrema derecha de estas actuaciones y por supuesto en alianza con gobiernos extranjeros, más de lo mismo que según confesaron los detenidos.

La instalación de la comisión de la verdad de la ANC prevista para ayer fue suspendida sin explicación, mientras Nicolás Maduro felicitaba a sus Fuerzas Armadas por su eficaz actuación y destacó que hoy habían tenido de “ganar” con las armas al terrorismo.

En medio de todas las informaciones que abundaron en las redes en torno al alzamiento militar de Paramacay, las manifestaciones de civiles que se apresuraron a salir a protestar fueron inmediatamente reprimidas, se habla de un manifestante fallecido en los alrededores de la instalación militar aun no confirmado por fiscalía.

La llamada operación David, generó reacciones encontradas, unos la celebraron mientras otros dudaban de si se trataba de un nuevo falso positivo, al parecer prevaleció el hecho de que el ex oficial Caguaripano tiene un antecedente por rebelión del 2014 que le otorga cierta credibilidad, el junto a un grupo de 15 hombres exigió un gobierno de transición y elecciones generales. En paralelo se realizó en la UCAB, el foro entre dirigentes opositores y miembros del Chavismo por la defensa de la constitución a este se unió la Fiscal Luisa Ortega Díaz, recién destituida por la ANC.