Pablo Iglesias se postula como presidente para sustituir a Rajoy en una moción de censura registrada este viernes. El líder del partido se presenta para alejar del poder a un partido que lleva “más de veinte años financiándose ilegalmente”.

La estrategia que seguirá Podemos, afirma Irene Montero, la portavoz parlamentaria, es  culpar de mantener en el Gobierno al PP a las formaciones que no voten a favor de que Iglesias se convierta en presidente. Aseguran que es el candidato perfecto, “el mejor preparado” y con “apoyo social”. Además, afirman que siempre han estado abiertos a conversar si otro partido hubiera propuesto otro candidato, aunque esta propuesta se ha hecho a pocas horas de la elección del secretario general del PSOE.

Desde que Podemos anunció que promovería la moción de censura hasta que se ha registrado, han pasado 21 días en los que han buscado negociar con otros partidos, pero según afirma la parlamentaria, “la urgencia” de presentar la moción “es directamente proporcional a la urgencia de situación que vive este país cuando el PP parasita las instituciones”, y asegura que se ha tratado de combinar “la urgencia de presentar la moción y el rigor de escuchar a las fuerzas de España”.

La moción se ha registrado este viernes con un aspirante a la presidencia no consensuado con los demás partidos, aunque el PSOE aún podría presentar a un candidato ya que la Constitución mantiene dos días de plazo desde el día del registro para proponer diferentes mociones. El debate esperará aún un mínimo de cinco días, sin embargo, será la presidenta del Congreso la encargada de establecer una fecha.

Unidos Podemos se asegura la oposición de PSOE, PP, Ciudadanos y PNV, y cuenta únicamente con el apoyo de Compromís, EH Bildu y ERC, con los que consigue un total de 90 votos a favor.