Agentes de la Guardia Civil arrestaron a una mujer española de 21 años en Palamós, Girona, por reclutar y enviar a yihadistas a zonas de conflicto para el Estado Islámico, según fuentes de información sobre la lucha contra el terrorismo.

A lo largo de los años de máximo reclutamiento y difusión de contenidos radicales, la IS ha puesto en marcha una campaña rigurosa e intensa dirigida, en gran parte, a determinados colectivos de mujeres, con el objetivo de concretar su movimiento hacia las zonas de conflicto”, ha manifestado el Interior.

En el caso de la joven detenida en Girona y al igual que otros modelos de radicalización, su transición al extremismo se ha consolidado en los últimos dos años, combinando un modelo explícito con un modelo de radicalización.

Este proceso de radicalización le ha llevado a sucumbir paulatinamente a las más severas exigencias del rigor salafista, tanto en la aplicación del estricto código de vestimenta, que es absolutamente insólito en el entorno vital del recluso, como en el progresivo aislamiento de su actividad pública, que está desapareciendo alarmantemente, hasta el punto de ser insólito en su actividad social”, agregó el Ministerio.

Las detenciones de varias de las personas con las que estaba involucrada, llevaron gradualmente a que su actividad se viera progresivamente rodeada de nuevas medidas de seguridad que le impidieron supervisar plenamente sus actividades.

Detenida en Girona joven de 21 años por reclutar yihadistas

Según el Interior, la colaboración con el FBI fue fundamental para identificar el comportamiento delictivo de la joven detenida en Palamós, debido al intenso trabajo de los investigadores de la Guardia Civil y del FBI, determinándose que había otras personas cuyo comportamiento era objeto de una intervención judicial y que motivaron la ejecución de dos detenciones.

Este es un caso parecido a otro caso en el que estaba involucrada una mujer detenida en noviembre de 2015 en la provincia de Barcelona, acusada de colaborar con la organización terrorista Daesh.

En lo que va de este año, 61 personas han sido detenidas en España por presuntos vínculos con el terrorismo yihadista y otras nueve en otros países en operaciones que involucran a fuerzas y organismos de seguridad del Estado, según el Ministerio del Interior.

Desde el 26 de junio de 2015, cuando el nivel de alerta antiterrorista (NAA) se elevó a 4, las fuerzas de seguridad han detenido a más de 200 terroristas yihadistas en España y en el extranjero. El 27 de septiembre, un español de origen marroquí fue detenido en Bélgica por su presunta integración en el Estado islámico y miembro de una célula, dos de los cuales habían sido detenidos el 27 de septiembre.

La última detención yihadista en España tuvo lugar el 22 de septiembre en Mérida (Badajoz), donde un ciudadano de 34 años de edad de Bangla fue arrestado por su supuesta integración en el aparato tecnológico de Dáesh, para el que buscaba adeptos, aparte de ayudar a financiar la organización terrorista.