A tan solo 5 días de la segunda vuelta de las elecciones francesas, a nadie se le escapa que a la ultraconservadora Le Pen, le están yendo las cosas mucho mejor de lo que ella mismo esperaba. Y es que, no solamente ha llegado a la segunda vuelta por encima de muchos partidos tradicionales, sino que también se ha granjeado una gran cantidad de apoyos entre el electorado francés.

Sin embargo, ahora tendrá que jugarse una segunda vuelta a cara o cruz, ya que es en este preciso instante cuando están saliendo algunos rumores de su verdadero programa electoral que tiene que ver muy poco con él que había planteado hasta ahora. Un programa electoral que va a afectar a la economía de Francia así como a todo el tejido empresarial galo.

Una salida de la zona euro y una divisa para las empresas

Estos dos son los pilares fundamentales sobre los que quiere basar la nueva realidad francesa la señora Le Pen. Por un lado, y a una marcha un poco menor que lo que lo quiere hacer el Reino Unido, quiere llevar a cabo una desvinculación por completo de todo lo que tenga que ver con el euro. Y es que, quiere llevar a cabo, como buen partido de derechas que es, una política de proteccionismo total de lo suyo y de sus productos y servicios.

Asimismo, también quiere llevar a cabo, según ella, una defensa a ultranza de todo el tejido empresarial francés. Para ello, y teniendo en cuenta la paupérrima situación que está viviendo actualmente como consecuencia de la crisis económica que está azotando a medio mundo, quiere crear una moneda única que sea de uso entre las distintas empresas francesas. Algo que será mucho más complicado que una posible salida del euro, ya que serían muchos los aspectos a nivel económico ya nivel legal los que tendrían que entrar en el juego para que las empresas de su propio país quieran entrar a formar parte de este nuevo escenario.