Una encuesta realizada telefónicamente a 2500 personas mayores de 18 años por la empresa Sigma Dos entre el 16 y 20 de noviembre, ha revelado que los electores andaluces del PSOE son más tolerantes con la corrupción, ya que la ubican en el tercer lugar con un 21% de una lista de problemas que atraviesa Andalucía; detrás quedaron el paro, la salud y la educación.

El partido socialista que lleva mandando en dicha entidad de manera continuada durante casi 40 años, ha sido sancionado por un caso de corrupción, y posiblemente sus ciudadanos serán tolerantes respecto a esto. Prueba de ello son los ex presidentes José Griñán y Manuel Chaves, quienes actualmente junto con miembros de su administración, son juzgados ante la Audiencia de Sevilla por cargos de malversación.

A esto se añade ilegalidades como: el escándalo de la Faffe, las fiestas en clubes con dinero oficial, la estafa en los cursos de formación, los apoyos millonarios de Invercaria, compañía estatal de capital y riesgo cuyas sumas por corrupción en la comunidad se extiende a más de 1.266 millones únicamente en trece asuntos, donde hay aproximadamente 618 procesados e imputados.

De igual forma, la investigación de Sigma Dos dejar ver que el mayor problema en la región es el paro

Susana diaz y el PSOE

Cuando a los consultados se les preguntó ¿cuál o cuáles piensan ustedes que son los problemas más significativos que tiene Andalucía?, estos respondieron con un 76,2% que sin lugar a dudas era el paro.

Como es de conocimiento público, el territorio andaluz es uno de los más castigados por dicha circunstancia. La reciente Encuesta de Población Activa (EPA), publicó que la tasa media de desempleo alcanza un 22,9%, y entre la población menor de 25 años los niveles de desempleo son alarmantes, con un 46%.

El electorado del PSOE coincidió que la gestión de la sanidad pública es el segundo problema con un 34,1%, quedando demostrado por las manifestaciones efectuadas por los sanitarios públicos dirigidos por el médico Jesús Candel, quienes reclaman los recortes presupuestarios y denuncian las carencias que enfrenta la sanidad pública.

En cuarto lugar está la educación, con el 23,5%, le siguen los políticos con 10,1%, cifra que señala la tolerancia de la población con respecto a los mismos; el 7,9%  habla de la escasez de inversiones, y en último lugar quedó la inmigración, con un 5,8% según el rastreo.

En cuanto a la confianza de los andaluces con respecto a las asociaciones políticas, estiman, que el Partido Popular es quien mejor negociaría la economía y el paro, mientras que el PSOE resguardaría los intereses de Andalucía, así como la sanidad, educación y los temas sociales.

Aunque llama la atención que los habitantes respondieran “no saben, no contestan” en cuanto a qué partido político lo haría bien en las cinco áreas.