Después de su paso por 30 ciudades del mundo y tras más de cinco años de existencia, Adventure Rooms sigue consolidando una nueva forma de entretenimiento basada en la reflexión y el pensamiento. Por suerte para nosotros, la capital de España ha sido una de las últimas ciudades en albergar el denominado Juego de escape Madrid.

escape room

Este movimiento se inició en Suiza allá por el año 2012, por Gabriel Palacios Sánchez, un profesor de física que buscaba de un método para poder incrementar la motivación de los alumnos.

“El juego se inventó a partir de los experimentos que desarrollamos en clases, al participarle a los alumnos les gustó la idea y se la comentaron a sus padres” Explica Palacios a los diversos medios que buscan conocer más sobre esta actividad.

Gabriel junto a su hermano David Alejandro, abrieron una página web y casi sin darse cuenta, más de cincuenta personas se habían inscrito, mostrando interés en participar en sus juegos. Acto seguido, establecieron una empresa y los medios de comunicación, atraídos por la idea, empezaron a hablar de ella y a difundir el mensaje por todo el mundo.

En síntesis, lo que surgió como una estrategia para acercar más a los alumnos al conocimiento, se ha convertido en un fenómeno mundial que cada año se hace más eco en las principales ciudades, enamorando más y más a quienes se sienten atraídos por los juegos de ingenio.

Cómo se desarrolla

Lo primero que se debe tener en cuenta es que a pesar de su nombre, “Juego de escape”, nada tiene que ver con el terror o la escenografía. Si bien su eslogan manifiesta “escapar antes de que sea tarde”, el juego, más allá de asustar o generar suspenso, busca poner a pensar a cada uno de los participantes.

Existen dos modalidades para jugar, una es la forma conocida como “original” mientras que también está el denominado “modo duelo”. Con respecto a este último, la manera de jugar es dividir a los participantes en dos grupos, cada uno compuesto por un mínimo de tres integrantes.

Posteriormente, se ubica a tres personas en una habitación y en la contigua se colocan a otras tres personas. Al final, la dinámica del juego se desarrolla mientras un grupo intenta atrapar al otro, pero a su vez, ese mismo grupo debe escapar de la sala sin ser atrapado. Después de 30 minutos se reorganiza el juego cambiando los roles iniciales.

En el certamen de Madrid funcionan las dos salas tradicionales para desarrollar el juego de escape, la que recibe a aquellos que buscan el modo duelo y la que cuenta con la modalidad original. Sin embargo, un añadido es la presencia de la sala “La Reina Negra”, un atractivo añadido que añade valor a la edición española.

La exigencia para desarrollar el juego con éxito es una buena condición mental, pues para salir de cada una de las salas y poder cumplir con los objetivos, además de trabajar en equipo, se deben resolver una serie de acertijos y experimentos que ponen a prueba los cerebros más entrenados.

Aportes adicionales al mundo empresarial

Si bien el Juego de escape se ha convertido en un éxito para los amantes de los entretenimientos intelectuales, también es cierto que dado su carácter motivacional, muchas empresas están adaptando la idea para mejorar el potencial de los trabajadores.

Henry Ford, ya lo manifestó, “trabajar en equipo asegura el éxito”, de forma que incentivar la sana competencia en grupo entre colegas es solo una manera más de extraer el lado más participativo de los equipos de trabajo.

El Juego de escape se ha convertido en una poderosa herramienta de coaching, puesto que permite conocer de la mejor manera el plantel de empleados, define mejor cada una de las características individuales, y potencia el trabajo en equipo.

“La clave para el éxito está siempre en jugar en equipo, pensar en voz alta, mientras más personas formen parte del equipo mejores serán los resultados”, resalta un participante de la edición madrileña. Y es que tanto en la vida como en los negocios, muchos mejor que pocos.

Consideraciones presentes

Uno de los principales temores que hay que vencer en este tipo de juegos, es que no hace falta una excelente condición física. En una actividad orientada básicamente a mejorar la relaciones interpersonales y la capacidad mental de los integrantes de cada uno de los grupos, por tanto solo hay que tener en forma la mente.

La edad mínima para participar es de ocho años. Se sugiere que los participantes sean contemporáneos, sin embargo ello no es un factor limitante a la hora de iniciar el juego en cada una de las salas.

El juego en sí tiene una hora de duración, pero en grupos menores a seis participantes puede extenderse a una hora y media de duración. El máximo de participantes por grupo es de 12 y no hay necesidad de contar con conocimientos previos.