Hablar de turismo en la Comunidad de Madrid es hablar de una de las principales fuentes de ingresos que tiene la capital de España. Sin embargo, como no puede ser de otra manera, cuando son muchas las personas las que acuden, en muchas ocasiones de manera descontrolada, al centro de una ciudad, si no se activan los mecanismos oportunos, puede llegar a suponer un problema tal y como vamos a ver a continuación.

Y es que, si bien es cierto que son muchos los vecinos del centro de la ciudad, los que aseguran que el turismo es beneficioso para el buen desarrollo de la misma, también se quejan de que hay turistas, sobre todo los extranjeros, que no se saben comportar y por lo tanto crear más de un trastorno que afecta incluso a su vida privada.

Un alquiler descontrolado

Todo esto viene porque, por poner un sencillo ejemplo, el 85% de los pisos de una de las calles más típicas como es la calle de el príncipe, son alquilados a turistas extranjeros. Esto no hace otra cosa que alojar a personas que vienen a Madrid unos pocos días con muchas ganas de pasarlo bien y de conocer la ciudad. Pues bien, son precisamente esas ganas de pasarlo bien y esas ganas de conocer la noche madrileña, lo que les hace llegar de nuevo a estas viviendas en unas condiciones que son poco aconsejables.

Por todo ello, no es extraño ver al día siguiente restos de botellas rotas en el portal, restos de vómitos. Y todo ello, con el hecho añadido de que durante la noche se producen diferentes ruidos, juergas a unas horas en las que no debería haber nada que dañarse el descanso de los vecinos así como otro tipo de altercados. En consecuencia, la Comunidad de Madrid, tendrá que poner remedio a un asunto en el que ya se han tomado medidas en otras ciudades tan importante dentro de España como pueda ser el caso de Barcelona.