En la presentación de la Memoria Anual 2017 del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) efectuada por el presidente del órgano, Francisco Javier Vieira, se ha advertido que en los Juzgados de Violencia de Género de la región, la carga de trabajo no está distribuida equitativamente, lo que está impidiendo aprovechar los recursos eficientemente.

En el pasado año, las denuncias presentadas en los juzgados especializados en la violencia de género en la comunidad de Madrid, ascendieron a un total de 26.959,  lo que equivale a un 13,3% por encima del 2016, que registró un total de 21.535 denuncias. Esta cifra coloca a Madrid en el segundo lugar de denuncias registradas, siendo Andalucía, la primera de esta lista.

Según el presidente del TSJM, son escasos los juzgados especializados en la materia, y no  logran alcanzar la capacidad máxima de tramitación estipulada por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), por lo que están ejerciendo sus funciones, con una carga de trabajo menor al 60%.

En la región, existen un total de 26 órganos con competencia exclusiva de violencia contra la mujer; 11 están en la capital y 15 en el resto, en otros partidos judiciales.

En este sentido, Vieira plantea una distribución comarcal en beneficio de las víctimas, para que a los juzgados especializados, se les puedan adjudicar causas derivadas de partidos judiciales aledaños.

Según recoge la presentación de la memoria, estos Juzgados permitirán atender adecuadamente las denuncias de las mujeres víctimas de violencia, ya que disponen de la plantilla necesaria, sin llegar a presentar un alto volumen o sobrecarga de trabajo.

El TSJM solicita la distribución comarcal de los Juzgados especializados en violencia de género

En la actualidad, en los partidos que carecen de juzgados especializados, calculados alrededor de unos 12, las denuncias son atendidas por un juez ordinario u otros jueces que tienen funciones asignadas en otras salas, lo que ocasiona una demora importante en las respectivas resoluciones.

Por otro lado, se destaca que las víctimas de violencia de esas zonas, no cuenten con un órgano de guardia que las ampare debidamente en el momento de una emergencia, en un fin de semana, o día no hábil.

Por su parte, la Consejería de Justicia Regional, justificó que no poseen competencias para ordenar la creación de juzgados especializados, y que le correspondería al Consejo General de Poder Judicial, adoptar la referida medida.

Por otro lado y según la presentación, la cobertura de cargos vacantes para los funcionarios de justicia promovidos en 2017, vino sin una mejora en la formación de personal, ni en el sistema de selección de los mismos.

De la misma manera, tampoco hubo avances en cuanto al área de informática, como es el caso del visor de documentos, que facilita el manejo de los expedientes por parte de los jueces.