El Tribunal Supremo en Sala Contencioso Administrativo sentenció el día martes que es el cliente quien debe asumir el pago del impuesto de actos jurídicos documentados (AJD), y no la banca como había quedado establecido en  sentencia del mismo Tribunal en pasado 18 de octubre.

La decisión pone fin a la controversia suscitada a raíz de la polémica sentencia del pasado mes, que cambio el criterio de la Sala, y que traslado la obligación del pago del impuesto en discusión a la banca. Dando la razón así; a los que defienden la tesis que señala, que las distintas decisiones que favorecieron al Ayuntamiento de Rivas, si bien es cierto quedaron firmes, no podían revocar una jurisprudencia que tiene más de 20 años de aplicación.

El Tribunal conformado por 31 magistrados, contó con la presencia de 28 de los jueces, quienes después de dos días de deliberación, donde los magistrados en sus respectivas intervenciones asumieron posiciones encontradas con relación a las tesis en discusión, llegaron a  un fallo bastante ajustado de 15 votos a 13, a favor de volver a la jurisprudencia revocada en la sentencia anterior de la Sala Contencioso-Administrativo del máximo tribunal.

De esta manera el pleno dividido, regresa a la anterior jurisprudencia y al criterio manifestado por el Tribunal Supremo, que establece que es el cliente quien debe sufragar el impuesto, por ser este quien se beneficia de la hipoteca y no la banca. Se informó que el contenido de los pronunciamientos, se conocerá en los próximos días.

Reacciones una vez conocida la decisión

El Supremo determina finalmente que son los clientes quienes deben pagar el impuesto de las hipotecas

Una vez conocida la decisión del Tribunal Supremo en Sala Contencioso-Administrativo, las reacciones no se hicieron esperar, Moncloa dio a conocer a través de un comunicado que el Gobierno pasara a analizar el alcance de esta sentencia y el impacto que la misma pueda tener sobre las comunidades autónomas con relación al punto de la retroactividad.

Mientras que los  clientes, han demostrado su malestar por el fallo, quienes de alguna manera han manifestado que esta decisión obedece a las múltiples presiones ejercida por la banca, para defender y sostener la jurisprudencia en discusión que fuera revertida en fallo anterior.

Fin de una querella judicial de alcance insospechado

De esta manera concluye la querella judicial originada que se originó el 18 de octubre, cuando el Tribunal Supremo decidió que el impuesto de actos jurídicos documentados debía ser cancelado por los clientes y no por la banca hipotecaria, decisión esta que contravenía la jurisprudencia imperante hasta esa fecha, y en consecuencia el Tribunal decidió suspender los efectos hasta la nueva decisión que se conoció este martes.

Un hecho inesperado fue el perdón solicitado por el Presidente de Tribunal Supremo, magistrado Carlos Lesmes, por la gestión de la sentencia, al tiempo que manifestó que más allá de las herramientas jurídicas validas esgrimidas, no ser cierto que la banca hubiese presionado.

El impuesto de actos jurídicos documentados (AJD), tiene un carácter autonómico y cuenta con una variación que va de 0,5% a 1,5% sobre la obligación hipotecaria, que suma al crédito otorgado, los respectivos intereses y gastos. Los consumidores cancelan alrededor de 3.000 euros por este concepto.