Uno de los miedos más importantes que existe en la actualidad es la de un posible rebrote que ponga en paro nuevamente la economía española. Está de más recordar lo que vivió el país hace tan solo unos meses, en la que por varias semanas fue la nación más afectada por la pandemia, teniendo miles de muertos y estando al borde del colapso.

Luego de la reapertura parcial y con muchas comunidades entrando en la nueva normalidad, se están presentando varios casos de coronavirus que están preocupando a las autoridades.

En Madrid ya hay 32 personas en vigilancia médica, 18 casos confirmados y tres brotes que han llamado la atención de todos.

Este tercer foco fue detectado en una empresa del distrito de Ciudad Lineal, pero lo más interesante es que esta situación fue notificada hace una semana, pero no fue considerada brote. El jueves fue dado de alta uno de los siete contagiados, siendo el primero que sale del problema.

Por su parte, uno de los dos nuevos brotes se detectó en una relación familiar, teniendo 07 casos en tres hogares diferentes. El rastreo hecho por los servicios especiales ha arrojado hasta un contacto de 10 personas que podrían estar infectadas.

El segundo brote se localizó en otra empresa que aún no se ha publicado el nombre y ha arrojado como resultado 04 trabajadores contagiados, mientras que 11 están en estudios rigurosos para descartar el virus.

Son 18 los casos comunitarios, mientras que 32 están bajo estricta vigilancia médica para evitar una expansión de la enfermedad. En uno de los inmuebles en los que se presentó el brote trabajan dos importantes medios de comunicación.

La planta está completamente desalojada y los trabajadores que están aptos desempeñan sus actividades de forma remota. Esta es la situación actual del Covid en la capital española, que de lejos es la más afectada desde que se decretó el estado de alarma.

Con el plan de desescalada y la reapertura de aeropuertos y fronteras el contagio es más que probable, pero es algo necesario ya que España necesita activar todo su aparato económico y el turismo es uno de los motores fundamentales.

Las autoridades han declarado que no lo pensarán dos veces para poner en confinamiento selectivo a aquellas comunidades que presenten brotes grandes para frenar así la cadena de contactos. De esta manera podría eliminarse todo el riesgo que presenta este virus que se ha cargado la vida de miles de personas.

Queda esperar lo que sucede en otras comunidades como Cataluña y el interior de la nación. Nuestro país ya ha sufrido mucho como para volver a tener otra aleada que ponga en alarma a la nación.