A los seres humanos siempre nos han interesado las conspiraciones. A lo largo de toda la historia, han surgido cientos y miles de teorías conspirativa sobre los planetas, el origen del universo, la raza humana, el gobierno, o cualquier otro tema que tuviese cierta importancia en la vida de la gente. La curiosidad, el misterio, la intriga por saber quién está por encima de nosotros… eso es lo que nos lleva a querer saber este tipo de cosas, y a elaborar teorías, muchas veces disparatadas, que nos den respuestas a nuestras preguntas En este caso, queremos centrarnos en una de las teorías conspirativas más famosas de la historia, los Illuminati.

Los Illuminati son, supuestamente, un grupo secreto que quiere dominar el mundo. Lo cierto es que, a pesar de que no se sabe si existen realmente o si son tan solo un mito, sí que se sabe a ciencia cierta que este grupo de élite exclusivo nació en el año 1776, y que fue creado por el profesor de derecho y filosofía Adam Weishaupt. El objetivo de crear este grupo, fue la obtención del conocimiento a toda costa, oponiéndose al dominio religioso de la época y haciendo que este grupo fuera extremadamente exclusivo y privado. Algunas personas que han realizado estudios sobre esta organización, afirman que su objetivo principal actualmente es conquistar el mundo, y que para ello financian a grandes estrellas internacionales a cambio de algunos compromisos.

En el momento de su creación, los Illuminati (o “iluminados”) consiguieron derribar las monarquías que impedían el progreso social e intelectual de la época, tanto es así, que hay personas que les atribuyen la Revolución Francesa, aunque no es una idea que se sostenga demasiado.

Una de las cosas que más llama la atención sobre la teoría de los Illuminati es la constante presencia de símbolos. Su símbolo principal, el más reconocido e interpretado, es la pirámide egipcia con la parte superior, que representa a la élite de la sociedad, iluminada por el ojo de Horus, o “el ojo que todo lo ve”, que mira a una base hecha de ladrillos idénticos, que representa al resto de la población.

Según los teóricos de la conspiración, la presencia de este dibujo en el billete de 1 dólar de Estados Unidos es una prueba innegable de su dominio en todo el mundo. Por otra parte, las personas que se oponen a esta teoría argumentan que el ojo situado en la parte superior de la pirámide se creó en la época del Renacimiento, es decir, mucho antes de que el profesor Weishaupt creara esta sociedad secreta.

Además de la pirámide y el ojo, a los Illuminati también se les asignan símbolos como puertas, pilares, arco iris en el cielo, cuadros y circos, aunque todos estos son mucho menos famosos. La mayoría de ellos son de procedencia egipcia, ya que se considera que esta antigua y célebre civilización fue una de las más prósperas y perdurables de la historia.

Creyentes de esta teoría, encuentra su símbolo más famoso en series de televisión (Los Simpson), películas (La Naranja Mecánica), logos de empresas multinacionales (como CBS o Columbia), y videoclips de cantantes famosos. 

Queremos destacar uno de los aspectos que más llama la atención de esta teoría conspirativa, que hace que sea diferente a muchas otras, y es que sus defensores alegan que la mayoría de estrellas han alcanzado la fama a través de un pacto con el diablo para ganar dinero. Defienden que famosos como Lady Gaga, Madonna o Jay Z envían mensajes codificados a la población, a través de sus canciones, sus actuaciones, y sobre todo a través de sus videoclips y fotografías. Las estrellas que supuestamente están relacionadas con los Illuminati no pertenecen únicamente al mundo de la música, ya que, por ejemplo, el ex presidente Barack Obama también fue acusado de ello.

En especial Lady Gaga es la famosa más emblemática en estos supuestos pactos, siendo considerada como una marioneta de los Illuminati. Ha llegado a tal punto este tema, que se cree que la cantante ya lo hace solo por diversión, ya que no pierde la oportunidad de hacer referencia a un ojo o una pirámide en cualquiera de sus actos, para crear controversia y alimentar el mito.

Se cree que a través de estos personajes tan influyentes los Illuminati buscan hacer publicidad de ellos mismos y demostrar su control sobre numerosos ámbitos de la sociedad.

Es importante tener en mente que todo lo que rodea a este tema es totalmente especulativo, ya que no existen pruebas reales que afirmen la existencia de esta organización y su poder sobre cualquier persona o sector.