En horas de la mañana de este viernes 9 de febrero, unos cincuenta miembros del colectivo ultra Hogar Social Madrid que se encuentran desde el mes de abril de 2017 usurpando el interior de las antiguas instalaciones del Banco de Madrid, ubicada en la Plaza Margaret Thatcher de la capital, se aglomeraron en la entrada de ese edificio, con el fin de impedir el intento de desalojo ordenado por el Juzgado de Instrucción número 34 de Madrid.

Alrededor de las 9:30 de la mañana, entre cánticos y algarabías provenientes de las personas allí congregadas, la comisión judicial compadeció para la ejecución del procedimiento de desalojo, junto con el apoyo de unos doce agentes adscritos a la Unidad de Intervención Policial (UIP) del Cuerpo Nacional de Policía.

Entre tanto y después de treinta minutos de diálogo sostenido con representantes y personas afectadas, resolvieron suspender el procedimiento del lanzamiento, por considerar que se podían suscitar enfrentamientos de mayor envergadura, motivado a la resistencia notoria demostrada por las personas que conformaban el grupo ultraderechista, aunado también, al insuficiente número de funcionarios policiales que estaban asignados a dicho operativo.

Anulado el desalojo del edificio okupado por Hogar Social Madrid por un defecto de forma

Con relación a esta situación, el abogado y portavoz del grupo Hogar Social Madrid, Ignacio Meléndez, manifestó su acuerdo con la decisión tomada por la comisión judicial, ya que consideraba que el desalojo era ilegal, debido a fallos presentados en el procedimiento y lapsos que se debían cumplir para realizar la notificación correspondiente. Así mismo expresó, su inquietud de que la próxima notificación de desalojo, se podría estar recibiendo muy pronto y para ese entonces tendrían avistado otro edificio que prestaría resguardo a las 20 familias que actualmente pernotan en el antiguo Banco de Madrid y así continuar con las labores de repartir comidas a tres centenares de familias españolas supuestamente beneficiadas.

Por otra parte, el colectivo alegó no conocer con antelación la orden del Juzgado de Instrucción número 34, no obstante, el 29 de enero y a través de la red social Facebook, se realizó una convocatoria a todas las personas que estuvieran interesadas en apoyar y participar en contra del desalojo pautado para el 9 de febrero.

Cabe destacar que esa organización de ultra derecha, ya ha sido continuamente partícipe de cinco intentos de desalojo por parte de las autoridades judiciales, desde hace unos cuatro años aproximadamente, en diferentes instalaciones ubicadas en los barrios de Tetuán, Chamberí o Salamanca, por motivos similares al caso actual del Banco de Madrid, y por otros temas relacionados con corrupción, usurpación y otras irregularidades que están siendo actualmente investigadas.