Borja el altruista cuya historia estremeció a la opinión pública, ya no pasará un día más en prisión. Como se recordará el 8 de febrero de 2015 y en la localidad de Fuengirola, el joven salió en defensa de una mujer llamada María Jesús cuando dos malhechores la aporreaban para robarle su bolso.

Desafortunadamente uno de los ladrones murió por un mal golpe que este le propinó en aquel fatídico momento.

El sujeto sufrió traumatismo craneoencefálico con hemorragia cerebral; razón por la cual Borja fue condenado a pagar a las hijas del difunto una indemnización de 178.000 euros y dos años de cárcel por homicidio imprudente. Se informó que estas, «no le guardan rencor» y aceptarían la interrupción de la pena siempre que se abone el dinero.

El Juzgado de lo Penal número 9 de Málaga requirió el 7 de julio el ingreso al calabozo del joven Borja (como se sabe no tiene antecedentes penales), toda vez que se declaró firme la sentencia, dándole un plazo de quince días para ingresar de manera voluntaria al penal.

El mismo juzgado que se pronunció, suspendió su condena por cuatro años y Borja proseguirá normalmente con su vida, inclusive continuará con sus estudios que hubo de paralizar por la situación donde se vio involucrado.

Aunque el juez le puso tres condiciones: comunicar cualquier cambio de domicilio, no volver a delinquir (situación poco probable por la conducta tranquila del chico) y pagar la indemnización impuesta; la cual se comprometió a sufragar en cuotas de 250 euros mensuales; aunque no será necesario debido a una colecta pública que llevó a cabo el partido Vox quien logró reunir gran parte del dinero.

La historia de Borja causó sensación entre los españoles y movilizó tanto a conocidas personalidades como a la comunidad. Se supo que el escritor Arturo Pérez Reverte se hizo eco de lo sucedido; asimismo el partido de Santiago Abascal quien sin pedirlo lo ha hecho su causa.

Después de la movilización social que generó la historia de Borja, y que la Audiencia de Málaga confirmara la sentencia, se formó un movimiento a favor de su indulto. Mientras, ya la Fiscalía de Málaga se había pronunciado a favor de la interrupción de la condena, a la que posteriormente se sumó el juez del caso.

El magistrado explicó en el auto, que dicho beneficio fue “adecuado, ya que la pena a suspender está justo en el límite máximo que lo permitiría, por esto no procedería la suspensión por vía específica para ser concedida, sino por la necesidad de que pueda garantizarse y facilitarse la responsabilidad civil”.

Advierte que al más mínimo incumplimiento de lo estipulado por el juzgado, la suspensión de la condena quedaría revocada y Borja debería ir a la cárcel.