El poder de Internet en las sociedades actuales es inmenso. Mueve relaciones, transacciones y negocios enteros dependen de ello ya que no poseen estructuras físicas. Millones de empresas se especializan en estrategias para la red y la imagen y la reputación de hoy se miden online. Casi todos los sectores se han ido incorporando al uso de Internet en mayor o menor medida y se puede decir que una caída irreparable de esta herramienta tendría unas consecuencias considerables en el mundo actual.

El Profeta, del escrito jerezano Javier López Menacho, es una novela que explora la vida de Isaías, un youtuber con millones de seguidores que ha sufrido las consecuencias del llamado Gran Apagón. Un crash que parece no tener solución, según han confirmado expertos mundiales de toda clase. La sociedad ha de enfrentarse a un shock generalizado y conseguir reponerse para continuar adelante adaptándose al cambio.

Pero no todos se adaptan igual. Hay gremios que sobreviven, otros que sobrevuelan como buitres para hacer negocio de la desesperación ajena. Otros directamente se han hundido. Las generaciones adultas han regresado a su estatus anterior a las redes con incomodidad y nostalgia, pero las generaciones más jóvenes están más perdidas que nunca. Ven esfumarse las ofertas de trabajo, la forma de comunicarse con sus amigos, las vías y plataformas en las que expresar lo que eran, y salir fuera de sus fronteras físicas.

“Los brokers que operaban en calzoncillos delante del ordenador, toda esa masa de jóvenes promesas que se iniciaban como CEOS en startups, los creadores de contenido clickbait y viral, los que huían de la soledad o la marginación, los que daban rienda suelta a sus vicios, los responsables de grandes corporaciones que se creaban una absorbente identidad digital para evitar así a sus familias, a su pareja y puede que a sí mismos, todos ellos quedaron, de un día para otro, al abandono. Toda esa gente tiene ahora un vacío en el estómago del tamaño de un agujero negro. La magnitud de la tragedia, por otra parte, no es para menos. Se ha perdido gran parte del tejido productivo de los países, se han estancado infinidad de proyectos que prometían cambiar nuestra realidad y estamos aún reeducándonos en esto del mundo en carne y hueso. Curiosamente, los países subdesarrollados apenas han sentido el Gran Apagón como la picadura de un insecto. Siguen como antes, con su pobreza a cuestas.” (Fragmento de la novela El Profeta)

Ahonda en problemas actuales como la tecnodependencia de la sociedad y el vacío existencial contemporáneo y habla acerca de las nuevas formas de control y manipulación social por parte de los grandes poderes y lobbies mundiales. Pero también hace una crítica cercana al orden económico mundial y la forma en la que el mundo se gestiona como una partida de ajedrez desde unos pocos despachos desconocidos.

La novela ha sido presentada en su ciudad natal, Jerez de la Frontera, en la ciudad de Barcelona y en tierras valencianas, acompañado por el cineasta Pruden Castilla en el Kaf Café. En los eventos se ha charlado sobre tecnología y dependencia, sobre comunicación y estrategias de control social y sobre las libertades y condenas de una herramienta como Internet, tan útil y tan peligrosa dependiendo del uso que se haga de ella.

Javier López Menacho (nacido en Jerez de la Frontera, en la actualidad reside en Barcelona). Es escritor y especialista en comunicación y marketing digital. Ha escrito el libro de crónicas Yo, precario, el libro de relatos Hijos del Sur y el manual SOS, 25 casos para superar una crisis de reputación digital. Recientemente ha publicado el ensayo La farsa de las startups. Ha colaborado en numerosos medios de comunicación, entre ellos Ctxt, La Marea, Secretolivo, Lavozdelsur.es, Qué leer, marketing4ecommerce o Revista Bytes.