Cuando piensas en triunfar con tu negocio en internet, lo primero que te viene a la cabeza es montar una página web disruptiva, llena de contenido original, fotos espectaculares y ofertas exclusivas. Pero ¿si te dijera que todo eso, por bueno que sea, no es suficiente a la hora de hacer conoce verdaderamente por internet y que miles de clientes pasarán de largo sin siquiera visitar tu página una sola vez? Por fortuna, está el SEO, y con él, todas las herramientas que necesitamos para triunfar on line.

seo

SEO (Search Engine Optimization) forma parte de un conjunto más amplio de herramientas, las SEM (Search Engine Management), elementos del marketing que apuntan a que una determinada marca sea conocida en el mercado, en este caso, online. Los profesionales y agencias SEO que se ocupan de este y otros temas, como Kaizen 2D y que realizan todo tipo de proyectos online siempre enfocados al desarrollo de todas las posibilidades que apuntalen el posicionamiento web, ofrecen siempre las últimas tendencias del sector para hacer que tu proyecto consiga la mayor visibilidad posible y por ende, tenga más chances de incrementando las visitas y por consiguiente, también las ventas. Veamos un poco más a fondo de qué se trata el SEO.

Como ya lo comentamos, el SEO es parte del marketing, y se especializa en lo que se conoce como “posicionamiento orgánico”, esto es, un conjunto de herramientas destinadas a que tu página web logre posicionarse entre los primeros (o por lo menos, los más altos)  resultados de las búsquedas que se realicen en motores como los de Google, Yahoo! O Bing. Este posicionamiento se consigue de modo orgánico, es decir, sin hacer publicidad de pago, por lo que requiere una serie de conocimientos técnicos y estrategias creativas que avalan procedimientos varios destinados a lograr que este resultado sea viable, en forma rápida y exitosa.

La finalidad es, claro está, lograr que la web sea vista por la mayor cantidad de gente posible, y atraer a esa gente para “convertirlas”, primero en visitas y luego a través de la fidelización, en clientes. Para esto, se toman en cuenta una serie de elementos como el ránking online, el algoritmo que utiliza cada uno de los motores de búsqueda, y todos los elementos que hacen a la construcción y contenido de la página web en sí: calidad del contenido, uso de las palabras clave, uso de los títulos y los metatags, posicionamiento de las keywords, mapa del sitio, velocidad de carga, optimización de las imágenes, etc.

SEO apunta, en realidad, a mejorar los resultados de las búsquedas, haciendo que la gente encuentre más fácil y rápidamente lo que está buscando en un determinado motor. Los motores de búsqueda son una suerte de mapa de ruta que unen al usuario y posible futuro cliente (que es quien usa las palabras clave para encontrar lo que quiere) con el producto de su interés. Si un buscador no puede encontrar fácilmente el producto que tu web ofrece, estás perdiendo oportunidades increíbles de aumentar el tráfico hacia tu sitio.

Los motores de búsqueda trabajan intensamente para mejorar sus crawlers, pero claro está que conociendo cómo funcionan, se les puede “ayudar” de algún modo para que nuestra página logre un posicionamiento óptimo. El ambiente de internet es cada vez más competitivo, por lo que no basta con hacer que la web sea fácilmente encontrada por los buscadores, hay que lograr que se posicione muy alta en el ránking, en relación a otras webs del mismo sector.

Siempre es aconsejable dejar a expertos que se ocupen de este tema; pero si te decides a hacer el  SEO  de tu página  tú mismo, lo ideal es comenzar por una guía para principiantes de tal modo de ir comprendiendo, paso a paso, el uso acertado de estas herramientas de marketing. El mundo SEO es complejo, pero no imposible y las bases, por lo menos, son accesibles a todo el mundo.

En cualquier caso, lo conveniente es comenzar por el principio, y eso es realizar una auditoría de tu web para conocer en detalle el estado actual; esto es, primero que nada, ver en qué posición se encuentra la web en un ránking general. En base a eso, hay que hacer un análisis exhaustivo del contenido, herramienta número uno en la que hay que apuntalar un sitio web; y sobre eso, las mejoras, no sólo de las palabras clave sino de todo lo que puede ayudar al posicionamiento: la estructura de la web, su facilidad de navegación, su arquitectura e indexación, redireccionamientos, meta etiquetas, contenido duplicado, backlinks.

Y a no olvidarnos del link building, una de las estrategia de SEO más importantes que consiste en aumentar la relevancia de una web a través de la creación de enlaces entrantes desde otras webs.