Los municipios aledaños a Madrid, específicamente los ubicados al noreste y al sur, se están viendo afectados por la extensión de la contaminación; la ausencia de lluvias, falta de vientos y las emanaciones de dióxido de nitrógeno han contribuido con la situación.

Vistas las circunstancias, la comunidad de Madrid ha anunciado sus propias medidas para paliar la contaminación a la hora de aplicar la reducción de velocidad en algunas vías como la M-45 o M-50, así se une a al protocolo contra la contaminación que aplicará hoy y mañana el Ayuntamiento mediante la que se restringe a los no residentes el aparcamiento en SER y reduce la velocidad en la M-30.

Los municipios que ya empiezan a verse afectados dado que ya rayan en los 200 microgramos considerados tope para resguardar la salud, son Alcalá de Henares, Coslada, Leganés, Alcobendas, Fuenlabrada y Colmenar Viejo; ahora bien, Getafe ya ha rebasado los últimos días este límite.

Esta misma semana la Comunidad de Madrid podrá en vigor su protocolo anticontaminación, señalan que su normativa establece tomar acciones con límites menores a los que ha establecido el Ayuntamiento, se queja de que la comunicación tardía no ha permitido que la Comunidad refuerce oportunamente el servicio de transporte público, lo cual desemboca en el caos.

La nube de contaminación que podía verse desde el mirador de Entrevías en febrero

Son partidarios de tomar medidas informativas en contraposición con las de reducción de velocidad temporal que aplica el Ayuntamiento.

También sugieren desde la comunidad que se restrinja la circulación de vehículos por que son contaminantes y no por su número de matrícula como hoy día se hace; en los casos de altos niveles de contaminación la recomendación sería usar la calefacción a una temperatura de 21 grados, flexibilización de horarios en administración pública y mermar las obras publicas que son contaminantes.

Para Cifuentes, el Ayuntamiento puede aportar mucho más ya que si la apuesta de ambos (Comunidad – Ayuntamiento) es migrar a los ciudadanos al transporte publico debería al menos aportar fondos a Metro, aun cuando no tenga acciones, no han cumplido con la construcción de los prometidos aparcamientos disuasorios, pero tampoco informa de las plazas existentes de aparcamientos disuasorios que la ciudadanía desconoce y que desde la comunidad publicitarán para incentivar su uso.

En su defensa, el Ayuntamiento señala que su protocolo no es para nada improvisado ya que lleva vigente dos años, así mismo emitieron fuertes críticas a las medidas de la comunidad por considerarlas muy flexibles y fundamentadas en recomendaciones para disuadir o convencer  a la gente. Sugieren la creación de un billete con tarifas especiales para usar en días de alta contaminación.

Apenas un 3% es lo que han logrado reducir el tráfico con las medidas de restricción.