La Agencia de Actividades del Ayuntamiento de Madrid ha decidido imponer a la sociedad mercantil Diviert, S.L, perteneciente a Miguel Ángel Flores, responsable de la tragedia sucedida en el evento organizado en el pabellón Madrid Arena en el 2012, una sanción de 300.506 euros por infracción de aforo tipificada como muy grave y por la presencia de menores.

Así mismo se inhabilita para ejercer la organización o promoción de espectáculos y actividades recreativas durante dos años. Las referidas sanciones representan la máxima imposición permitida por la ley municipal vigente.

Los motivos de la sanción se debe a los hechos acaecidos en el espectáculo Thriller Music Park 2012-Alejo Fidel, la noche de Halloween y entre el 31 de octubre y 1 noviembre de 2012. La capacidad máxima permitida era de 10.620 personas y se vendieron 16.492 entradas, además de las invitaciones, lo que ocasionó un indudable riesgo de seguridad para todas las personas asistentes, controlando dicha venta y siendo consciente de la misma, Miguel Ángel Flores.

El ayuntamiento de Madrid impone sanción máxima a la empresa Diviert por el caso Madrid Arena

Después de ocurrir la fatal tragedia con el fallecimiento de cinco jóvenes entre 17 y 20 años y 29 lesionados, el Ayuntamiento de Madrid en ese entonces liderado por la ex alcaldesa Ana Botella, activó una comisión de investigación, concluyendo con un informe emitido el 13 de diciembre de 2012, incoar e instruir los procedimientos sancionadores por incumplimientos tipificados como infracciones administrativas en la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de la Comunidad y se delegó tales competencias a la Agencia de Actividades.

La Agencia inició los procedimientos  el 14 de enero y 18 de abril de 2013

Cabe señalar que los procedimientos sancionadores por parte del Ayuntamiento fueron suspendidos a causa de la instrucción del proceso penal y a la espera de una sentencia firme por partes del Supremo.

Por tanto y tras haber recibido la sentencia definitiva del Tribunal Supremo, el Consistorio ahora presidido por Manuela Carmena, pudo reanudar dichos procedimientos.

La sentencia de la Sala Penal del Tribunal Supremo de fecha 11 de diciembre de 2017, confirmó una defectuosa organización de la fiesta, espectáculo o evento, tanto por la improvisación en la venta de entradas, que produce un evidente sobreaforo, como por desorganización en la distribución de las plantas del Pabellón y el desarrollo general y control de seguridad del evento.

Así mismo consideró al presidente y administrador de Diviert, responsable de los cinco delitos de homicidio y de 14 lesionados por imprudencia grave, inhabilitándolo para el ejercicio profesional de cualquier actividad relacionada con la organización y celebración de eventos durante el tiempo de la condena de cuatro años.