En medio de rumores de intervención, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, cuenta esta mañana en su discurso en el Congreso sus planes para Cataluña.

Es el debate que se había convocado desde hace tiempo a petición de los grupos independentistas y que ahora ha concordado con la polémica de la actuación de los Mossos d’Esquadra en las movilizaciones de los Comités de Defensa de la República (CDR), las peticiones del 155 y un posible nuevo envío de policías nacionales y guardias civiles en Cataluña.

El presidente español ha aprovechado la coincidencia de los dos debates en el orden del día, para establecer una comparación entre el proceso independentista y la separación del Reino Unido de la UE, para acusar a los promotores de los dos procesos de mentir.

Según Sánchez, el independentismo ha continuado el mismo esquema de engaños y de exaltación de las emociones que los brexiters. Aseguró que los líderes independentistas también mintieron antes del 1-O, cuando hablaron de “de la ley a la ley con sensatez”, y también después cuando se afirmaba que habría una mediación internacional.

En relación con los Mossos, Sánchez ha hablado de inexcusable inacción de los cargos políticos al momento de dar órdenes a la policía catalana. También ha criticado el gobierno de Quim Torra y las últimas declaraciones sobre la vía eslovena.

Aprovechó para reiterar que el Consejo de Ministros del día 21 se celebrará en Barcelona, ​​y que se aprobará la subida del salario mínimo hasta los 900 euros, por la vía del decreto ley. A la vez, el presidente español ha retado a los independentistas a llevarle una propuesta que reúna el 75% del Parlamento para resolver la cuestión catalana.

Ha dicho que el problema en Cataluña es de convivencia, y que el diálogo debe comenzar entre los catalanes, con los independentistas reconociendo los no independentistas.

El ofrecimiento que en varios momentos fue de 2/3 partes, 3/5 y 75%, ha sido entendido por el líder del PP, Pablo Casado, como una oferta para negociar de manera bilateral un referéndum y ha provocado que este le pidiera la dimisión y Sánchez aclarase que 2/3 partes del Parlamento es el soporte para reformar el Estatuto de Cataluña.

En cuanto al Brexit, el presidente del gobierno español ha asegurado que el acuerdo firmado por la Unión Europa con el Reino Unido garantiza una “salida ordenada” de este estado y que respeta los derechos de los ciudadanos comunitarios.

El portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, ha criticado duramente a Pedro Sánchez por su discurso y aseguró que no habrá estabilidad en España hasta que no se solucionen las demandas de los catalanes a través de un referéndum.