La ex vicepresidenta del gobierno español Soraya Sáenz de Santamaría, no ha acudido a tiempo a la primera reunión interna convocada para este jueves a las 9 de la mañana del grupo parlamentario del PP en la sala Ernest Lluch del Congreso, donde Pablo Casado se ha dirigido a sus diputados para abordar la estrategia y agenda de trabajo que pondrá en marcha el grupo parlamentario.

Casado ante esta situación y para evitar las críticas y los malos comentarios, manifestó que no había nada que entender, que cada persona tiene su agenda y que tanto él, como su grupo parlamentario, tienen la mejor consideración y estima hacia su compañera.

Santamaría se incorporó al Pleno de la Cámara baja aproximadamente a las 2 p.m, para la votación de tres decretos ley de Gobierno. Manifestó sorprendida, que había informado anticipadamente los motivos de su ausencia a la portavoz del grupo, Dolors Montserrat.

La ex vicepresidenta le avisó sobre un compromiso que tenía con su hija, consultándola si esto podría causar algún tipo de problema. Según Santamaría, la respuesta de Montserrat fue negativa, ya que también iban a estar ausentes otros diputados.

La sesión de control al Gobierno en el Senado

Desde su derrota en las primarias el pasado mes de julio, a Santamaría le ha costado adaptarse y ha pasado a un segundo plano de la política, incluso ha comentado a algunos de sus colaboradores, que cogerá vacaciones por primera vez en muchos años.

Fuentes del entorno de la ex vicepresidenta, afirman que todavía está en un periodo de reflexión sobre hacia dónde dirigir su futuro político, tras rechazar formar parte del comité ejecutivo de Casado.

Quien no ha asistido a la reunión,  es precisamente uno de los colaboradores más estrechos de Santamaría, José Luis Ayllón, ex jefe de gabinete de Mariano Rajoy en la última etapa.

En cambio, sí ha asistido la ex secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que también participó en la primera fase del proceso de designación del sustituto de Rajoy y que todavía no tiene un cargo asignado a la nueva ejecutiva.

Sin embargo, ha ocupado un asiento en la primera fila del hemiciclo.

Quien también asistió, fue la diputada por Málaga, Celia Villalobos Talero, quien ha ocupado un asiento discreto en la última fila de la sala. De la misma manera, Santamaría ha sido desplazada a un asiento distanciado del hemiciclo en el lado contrario al ocupado por Casado y junto al puesto que también ocupará José Ramón García.

En lo que respecta a su futuro político, Santamaría ha expresado que aún no ha tomado ninguna decisión, en vista de que debe tener primero una reunión con Casado. Un encuentro que podría presentarse en pocos días.