Mucha gente dice, especialmente los experimentados en el tema que la política es uno de los negocios más sucios que puede haber. Pues bien, hace unos días se produjo un hecho en el que comprueba esta teoría.

El concejal económico Iñigo Henríquez de Luna, después de más de 20 años de servicio por la causa del partido PP anuncia su retiro de las filas que tanto ha amado. Esto se dio a conocer por medio de la red social twitter.

Una vez esto se generó una revuela en todos los medios de comunicación del país, puesto que es alguien muy activo dentro de la política, especialmente en la capital española. El ahora exconcejal, puesto que también renunció a su cargo, comentó que la junta directiva no lo estaba tomando en cuenta para los próximos proyectos electorales y políticos.

Antes de que se generara su renuncia, estuvo hablando con Jose Luis Martinez Almeida sobre su futuro dentro de la organización. Él le notificó que era un activo valioso para el partido y contaban con sus servicios para los próximos comicios. Sin embargo y en la última reunión, el mismo personaje le comunicó la decisión de la junta, en donde formalmente lo apartaban del equipo. A su juicio no pudo hacer absolutamente nada y fue una decisión unánime.

Decepción total

Ante todo esto el funcionario decidió renunciar tanto a su cargo como al partido que tanto amó y luchó durante más de 20 años. La directiva le había comunicado que no representa al nuevo modelo del PP, argumento que le dolió en el alma.

Por respeto a todos los madrileños tomó esta difícil decisión. “Lo único que no pueden es quitarme mi dignidad”, comentó Henriquez luego de su ida. Todo fue respaldado por su grupo familiar, que lo apoyaron tanto a a renuncia del partido como a su acta de concejal, cargo que fue elegido por la mayoría capitalina.

Lamento de sus compañeros

Tanto Martinez Almeida como todos en la organización se han lamentado por la forma en cómo se ha retirado Iñigo Henriquez en el que lo señalan como un gran trabajador y amigo personal.

Según su parecer no era la mejor manera de despedirse, por las redes sociales. Se debió haber anunciado primero en las filas internas para hacerle su merecido reconocimiento por tantos años de servicio. Sin embargo lo hecho hecho está.

Esta fractura produjo movimientos interesantes dentro del partido en el que el mismo Martinez es candidato con grandes probabilidades de ganar.

Muchos señalan que es un conflicto de poderes y para evitar más situaciones incómodas la directiva decidió no promoverlo a los próximos comicios. El funcionario con toda su autoestima y dignidad se marchó con la frente en alto.