La concejal Rommy Arce, señalada como una de las más subversivas del equipo de Carmena ha sido imputada por el delito de “incitación al odio”. Pese a ello Arce es defendida por los compañeros de Ahora Madrid, alegando que no puede tildarse como delito la libertad de expresión.

La investigación que lleva adelante el juzgado 9 de Madrid, tiene su origen en unos tuits que la edil colgó en su cuenta tras los sucesos de Lavapiés y donde murió Mmame Mbaye, el mantero oriundo de Senegal, por los que ahora se le investiga.

Arce debe acudir el próximo 25 de abril a declarar en calidad de imputada por la presunta comisión del delito de incitación al odio; no obstante, Carmena ya había adelantado que no había que reprochar nada de los mensajes de la concejal, expresó que toda la confianza y apoyo de ella y del partido están con la compañera al tiempo que rechazó la judicialización de la política.

Fueron tres los tuits que escribió la concejal refiriéndose a la muerte del senegalés uno escrito el 15 de marzo y dos el 17 luego del fallecimiento. La denuncia en este caso fue interpuesta por el Colectivo Profesional de Policía Municipal

En el primero hizo mención a la xenofobia institucional a lo que atribuyó la muerte de Mmame cuyo único pecado fue ser negro, pobre e indocumentado.

Rommy Arce se mantiene en el puesto pese a la imputación del delito de incitación al odio

Al respecto se conoció que la juez a cargo de la investigación, Esperanza Collazos, solicitó información detallada a Twitter Spain SL, sobre la identidad del titular de la cuenta desde la que salieron los mensajes de @rommyarce.

Mientras el sindicato de la Policía Municipal de Madrid también interpuso otra denuncia en contra de Rommy Arce y Juan Monedero por discriminar a los agentes de la policía haciendo uso de la red Twitter, este caso se investiga por el juzgado 12 de Madrid, a lo que se añade una querella por injurias que interpuso la Asociación de Policía Municipal Unificada que implica a Rommy Arce, al IU, Partido Comunista de Madrid y otros, esta está siendo evaluada por el juzgado no. 38, estos últimos destacan que son reiterados los impases que tienen con la concejal según afirma Carlos Bahón.

La actitud de Carmena frente a las imputaciones de ciertos miembros de su equipo ha sido la misma, mantenerlos en los puestos pese a que esto pareciera ir en contrasentido al código de ética presentado por Ahora Madrid en las elecciones del 2015; tal es el caso de Sánchez Mato y de Mayer al que se suma el de la edil Arce, para quien tampoco es nuevo verse en el centro de la controversia debido a su irreverente comportamiento que ha generado peticiones de que sea cesada del puesto.

Las opiniones de los partidos opositores como el PP, Psoe y Ciudadanos coinciden en que es intolerable el comportamiento de la edil, quien no se ocupa de sus deberes sino que ejerce de agitadora mientras Carmena no toma las acciones necesarias y que van en concordancia con el código de ética.