Aprovecha el otoño para cambiar la instalación y usar un aparato capaz de retener hasta los virus.

El otoño todavía tiene días y semanas por delante. Queda tiempo para que el frío real empiece a colarse por todas partes y a buscar el calor. Queda tiempo para que des el paso y compres un nuevo aire acondicionado para tener una buena temperatura en el hogar.

El otoño suele ser la época más adecuada para hacer este tipo de cambios. Las temperaturas son suaves y las precipitaciones no son tantas, por lo que puedes acudir a un lugar como Aire acondicionado Lowcostclima, echar un vistazo al catálogo y comprar una nueva máquina para tu vivienda.

Algo que te permite disfrutar de un aparato que regula las temperaturas y a veces hasta la humedad con extrema facilidad. Algo que, además, te permite optar por soluciones que son cada vez más eficientes y que te permiten ahorrar mucho dinero a largo plazo.

Puede que ya tengas un aire acondicionado y creas que la renovación no es algo necesario, pero sentimos decirte que, en la mayoría de ocasiones, sí es necesario. Los modelos más nuevos son tremendamente más eficientes, y eso logra hacer que el consumo energético caiga en picado, casi a la misma velocidad que el importe a pagar en las facturas de luz.

Sin embargo, dejando este factor a un lado, hay otro todavía más importante y que refuerza la necesidad de contar con nuevos aparatos de aire acondicionado en el hogar. La pureza del aire que respiramos es un factor bastante relevante para nuestra salud, ya no solo por nuestros pulmones, sino por la pandemia.

Estudios han demostrado que el coronavirus es un virus que también se transmite por vía aérea, y eso es algo que da una especial relevancia a los sistemas de aire que realmente tengan soluciones de filtros eficientes. A los modelos que vayan más allá de los insuficientes HEPA.

Por qué es tan importante el sistema de filtros de un aire acondicionado

Antes de seguir, tienes que saber que los filtros HEPA pueden ser igualmente válidos para garantizar un aire de calidad en el hogar. No obstante, deben cumplir la normativa UNE 1822 que rige que su capacidad de retención de aerosoles debe ser igual o superior al 99,95%. Ese es un requisito imprescindible.

De hecho, si cualquier modelo que tengas o que estés sopesando comprar no lo cumple, debes dejarlo a un lado. No va a garantizar un aire limpio y realmente libre de ácaros o de polvo, y mucho menos libre de bacterias o virus como el coronavirus.

En ese sentido, cabe destacar también que hay otras tecnologías que están demostrando tener una eficacia igual o mayor que la que destilan los HEPA. Tenemos como caso más representativo a la tecnología Plasma Quad Plus de Mitsubishi, que se encarga de generar radicales.

Precisamente con esos radicales (OH+ y OH-), los aparatos más modernos de esta marca atraen toda la suciedad del aire y atacan a bacterias y a virus para evitar posibles contagios, o al menos para reducir el riesgo. Esa solución es una de tantas disponibles actualmente, aunque desde luego es una de las mejores.

Al final, la renovación del aire acondicionado es algo que no se limita solo a poder vivir en un hogar con una buena temperatura. Su utilidad real, y la que más destaca en un año tan extraño como este, es la de hacer que el aire que respiras sea más limpio y, sobre todo, mucho más saludable.

Eso es lo verdaderamente importante, y lo que solo los aparatos más innovadores y modernos pueden garantizar.