La reestructuración del gobierno de Manuela Carmena busca reequilibrar su legislatura, por tal razón los movimientos que ha hecho dentro de este, dan cuenta de que no ha sido fácil gobernar con un partido donde conviven distintas ideas y con las relaciones deterioradas con Ahora Madrid la intención es dar cabida a Podemos.

Esto justificaría que Carmena haya otorgado la presidencia del Distrito Latino a Sánchez Mato con lo cual queda con dos distritos bajo su mando, Vicálvaro y Latina, el segundo con mayor población de Madrid.

Entro otros movimientos, la alcaldesa favoreció a otros miembros de Podemos como es el caso de la edil de Carabanchel, Esther Gómez, que ahora suma el mandato del distrito de Chamberí dejando atrás la concejalía del Latina.

García Castaño queda al frente de Economía y Hacienda después de la destitución de Sánchez Mato y mantiene la concejalía en el Distrito Centro, donde por cierto este año se tiene contemplado iniciar las reformas para ampliar el espacio peatonal a lo largo de la Gran Vía y dar a los ciudadanos una zona de baja contaminación.

Ciudadanos se opone a muchos otros puntos del documento de Podemos

La tarea que le espera a Esther Gómez en el distrito Chamberí no se vislumbra nada fácil dado que la mayoría de los pobladores no han otorgado la venia a ciertas obras que se han intentado emprender en el supuesto beneficio de los vecinos, entre ellos dos proyectos que han sido objeto de muchas discusiones, la implementación de carriles para las bicicletas en algunos sectores y la ampliación de la zona peatonal.

Carmena así va consolidando su grupo de gobierno que aspira le acompañe en esta recta final de la legislatura, brindándole la solidez que necesita para hacerlo, dejando muy claro la confianza que tiene en estos miembros de Podemos entre los que se cuenta a Rita Maestre, José Manuel Calvo y la misma Esther Gómez, además de Sánchez Mato.

Además cuenta con otros miembros independientes que forman parte de su círculo de confianza con quienes suscribirá el decreto que respalda los recientes cambios.

Para el gobierno de Carmena es evidente que cuenta con el apoyo de Podemos, partido que hasta ahora ha salido en su defensa cuando así lo ha requerido las afrentas y críticas de Ahora Madrid, la confrontación con Montoro y la crisis generada con la realización del PEF.

La polémica edil Rommy Arce se mantendrá en sus labores como edil, pese a que desde el Psoe han exigido a Carmena el cese de las funciones de esta debido a lo que califican como una catastrófica gestión, recientemente advirtieron a la alcaldesa que de no tomar las acciones entonces actuarían con la fuerza que amerita el caso.