El 7 de junio del 2017 el Banco Santander anunciaba la adquisición del 100% del capital social del Banco Popular Español. Una adquisición que se produjo a subasta y que fue llevada a cabo por el Fondo Único de Resolución (FUR) y el FROB. Una operación que convirtió al Santander en el banco líder en España.

Un día antes, el Banco Central Europeo había comunicado ya la inviabilidad del Banco Popular al considerar que la entidad bancaria no podía hacer frente al pago de sus deudas. Fue, precisamente, el momento en el que el banco inició un proceso de compra, siendo el Santander el único que presentó una oferta cumpliendo con los requisitos pertinentes a efectos del FROB.

La resolución del FROB liquidando el Banco Popular y la venta al Banco Santander por 1 euro supuso que accionistas y bonistas perdieran toda su inversión. Todos los accionistas del Banco Popular que suscribieron la ampliación de capital en junio del 2016, así como los tenedores de obligaciones y bonos subordinados convertibles en acciones del popular, han perdido pues el 100% de su inversión tras la adquisición del Popular por el Banco Santander en 1 euro.

Tres meses más tarde de la liquidación, el Santander lanzó un producto bajo el nombre de bonos de fidelización para compensar a los afectados. Una compensación que se consideró insuficiente y que obligaba a renunciar a cualquier acción legal contra el banco. No ha sido sino hasta marzo del 2018 cuando un Juzgado de Primera Instancia de Oviedo, en primera sentencia, ha anulado la compra de unas acciones en la ampliación de capital y otras tres posteriores.

Recuperar la inversión en acciones mediante vía judicial

Dada la imposibilidad de que los directivos del Banco Santander lleguen a algún tipo de transacción extrajudicial con los accionistas, parece que la única vía para recuperar la inversión en acciones es la judicial. Para ello, existen concretamente dos posibilidades:

  • La demanda colectiva
  • La demanda individual de cada accionista

La demanda colectiva

Dentro de la demanda colectiva, se están creando algunas Asociaciones de Afectados que preparan las primeras demandas para recuperar la inversión en acciones del Popular. A su vez, la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec) y la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin) también se están planteando la posibilidad de iniciar acciones legales.

Por último, en términos de demanda colectiva la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha presentado también ante la Audiencia Nacional una querella contra la anterior cúpula del Banco Popular, encabezada por el economista y empresario español Emilio Saracho, expresidente del Popular y quien renunció el 7 de junio del 2017 tras la liquidación de la entidad.

Recuperar la inversión en acciones del Popular con Hernáez Abogados

Hasta el momento de la compra por el Santander, las acciones del Banco Popular se habían estado desplomando paulatinamente. Día tras día, estas acciones habían perdido gran parte de su valor en Bolsa. Sin embargo, los clientes y accionistas tenían la esperanza de poder recuperarlas o, al menos, venderlas al precio que marcase el mercado. Pero tras la liquidación, el valor de las acciones pasó a ser cero.

La pregunta que comenzaron a hacerse todos los accionistas fue cómo actuar a partir de ahora. ¿Se puede recuperar el dinero de las acciones del Banco Popular? La respuesta la podemos encontrar en el bufete de abogados en Getafe Hernáez Abogados, un grupo con el que poder recuperar la inversión en esas acciones a partir de una demanda individual.

Desde Hernáez Abogados se afirma que sí es posible recuperar la inversión, dadas las deficiencias e irregularidades existentes en la comercialización de estos productos. Por tanto, este bufete de abogados puede ayudar a los accionistas a utilizar todos los mecanismos legales para que el banco les devuelva el dinero invertido.

Hernáez Abogados se encargará, por tanto, de asesorar y llevar cada caso con las mayores garantías para el accionista. El único fin será precisamente recuperar el dinero invertido, alegando que hubo vicio en el consentimiento, que las cuentas de la entidad estaban falseadas, que hubo omisión de información relevante o declaraciones engañosas vertidas desde la propia entidad.

Los accionistas del extinto Banco Popular que así lo deseen pueden ponerse precisamente en contacto con Hernáez Abogados para exponerles sus casos y recibir todo el asesoramiento necesario. Tal y como decimos, el bufete de abogados se encargará de dirigir cada caso con las mayores garantías para cada accionista.

Lo cierto es que el derrumbe del Banco Popular y la posterior venta por parte del Santander supuso un tremendo varapalo para más de 300.000 accionistas de esta entidad. No en vano, tanto estos como los titulares de bonos subordinados y bonos convertibles perdieron toda su inversión.

Ahora es momento de poner en funcionamiento todos los resortes posibles para recuperar la inversión en esas acciones. Y uno de los medios para hacerlo es precisamente a través del bufete Hernáez Abogados.