El Presidente de Gobierno Mariano Rajoy, ha hecho un llamado a todos los catalanes sensatos de la sociedad civil que son partidarios de la mesura y actúan con sentido común, para que pongan un freno a los radicales de la Generalitat y los aíslen en su intento por llevar a una situación límite a más de 7 millones de personas.

A solo una semana del siguiente paso que pretende dar el independentismo, para llegar al 01 de Octubre, Rajoy realiza una “llamada de auxilio” a los catalanes.

La admisión por parte de la Mesa del Parlament del trámite es bastante previsible, el mismo consta de la propuesta de ley de referéndum mediante la cual, la Generalitat pretende dar forma y marco a la consulta de secesión calificada como ilegal.

El Gobierno por su parte ya se encuentra preparado y atento de la admisión del trámite y responderá recurriendo al Tribunal Constitucional, de tal manera que Rajoy demuestra que no está dispuesto a ceder ni un milímetro en su postura y continuará manteniendo el pulso judicial a cada actuación de la Generalitat que vaya en contra de la legalidad; solo que ahora el Presidente invita a la ciudadanía catalana sensata a que se una en ésta cruzada emprendida por el en contra del secesionismo.

turismofobia en cataluña

Rajoy hizo uso de sus palabras en medio de la celebración del 40 aniversario del grupo hotelero Hotusa y no perdió la oportunidad de hacer llegar un mensaje directo a los ciudadanos catalanes, a los empresarios y a las figuras emblemáticas de la sociedad de Cataluña, invitando a todos a la hora de encontrar una solución clara y contundente a aquellos que desde sus altas instituciones desean convencerles de transitar hacia el camino de la secesión sobre lo que les advierte será un grave error que solo traerá consigo muchos perjuicios.

Su mensaje ha sido que la fortaleza está en la unión, juntos se avanza mejor y más rápido ya que sumamos en lugar de restar; en cambio las divisiones debilitan y si encima se cede el protagonismo a los radicales definitivamente las cosas no pueden marchar bien.

Y hablando de radicalismos, tampoco desaprovechó la ocasión para referirse a las acciones de turismofobia llevadas a cabo en Cataluña por la organización juvenil Arran alrededor de la CUP. Dichas acciones las ha catalogado como un disparate sin sentido ya que lejos de lograr algún objetivo empaña la imagen de España, van en detrimento de la riqueza y la generación de empleo y que este tipo de actuaciones solo caben en gente que antepone sus ideales radicales carentes de lógica y que se identifican mejor con la pobreza y las malas noticias.