Un fin de semana es un buen momento para escaparse de la ciudad y pasar unos días fuera de nuestra rutina, si cabe más estresante debido a la actual situación de pandemia. Desde luego que el último año ha sido muy complicado para todos y descansar en plena naturaleza es una de las cosas más beneficiosas que podemos hacer para nuestra salud mental y física.

Porque los beneficios de la naturaleza están fuera de toda duda: desde poder realizar una actividad física con aire puro entrando en nuestros pulmones, hasta los beneficios que tiene el sol en nuestro cuerpo.

Madrid es una zona privilegiada

Situada en pleno centro de la península, la ciudad de Madrid es una villa tan hermosa en sí misma como privilegiada: además de ofrecer un sinfín de pueblos con encanto, sobre todo en la Sierra, también tiene a tiro de piedra algunas capitales de provincia como Toledo, Segovia, Ávila o Cuenca que valen la pena visitar.

Cualquiera de estas cuatro capitales es una muy buena opción para aprovechar los dos días del fin de semana y desconectar de la estresante rutina diaria semanal. Se trata de lugares repletos de historia, con muchos lugares que visitar y, también, excelentes restaurantes en donde paladear las delicias de sus gastronomías típicas.

También hay un sinfín de pueblos para pasar un fin de semana cerca de Madrid, en los que podremos disfrutar de hermosos paisajes, de la huella de la historia de estas tierras o de una gastronomía privilegiada.

Para todos los públicos

Las zonas rurales y los parajes naturales son lugares aptos para todos los públicos. Desde personas solas que buscan la tranquilidad de estas zonas, la práctica de alguna actividad deportiva o disfrutar de la gastronomía de estas zonas lo van a encontrar sin ningún tipo de dudas. También estos lugares ofrecen un sinfín de alojamientos con encanto, preciosos hoteles rurales en los que disfrutar de un fin de semana romántico.

Grupos de amigos y familias con niños son también el público que disfruta de estos lugares, sus paisajes y sus posibilidades de ocio, en donde los más pequeños se lo pueden pasar en grande, pero también disfrutar del aire puro y de la naturaleza. Y, todo ello, en cualquier época del año. La belleza del paisaje nevado del invierno o el intenso verdor de la primavera hacen de estos lugares algo inolvidable.

La Sierra Norte de Madrid

Al norte de la capital se encuentra la Sierra Norte de Madrid, considerado uno de los lugares más bellos de la Comunidad madrileña. En esta zona se concentran bellos parajes y hermosos pueblos con mucha historia.

En la zona montañosa encontramos sierras como la del Lobosillo, La Cabrera, Somosierra, La Morcuera y parte de la de Guadarrama. También encontramos zonas de campiña en la parte sudeste. A lo largo de su historia esta zona quedó bastante aislada de la capital, lo cual ha permitido que aún a día de hoy, sus pueblos conserven su aspecto tan rural como hermoso.

Con pueblos para pasar un fin de semana en Madrid como Buitrago de Lozoya, Puebla de la Sierra, La Hiruela o el próximo a la zona Roblelacasa, es un lugar privilegiado para el turismo rural y son muchos los madrileños que aprovechan de su cercanía a la capital para sus escapadas de fin de semana. Estos son tan solo algunos ejemplos, pero hay muchísimos más que vale la pena visitar y disfrutar.

Muchas más opciones

Al oeste de esta zona también encontramos lugares como San Lorenzo de El Escorial, Manzanares el Real o Cercedilla. Es muy posible que la primera opción sea la más conocida por el público en general. El Monasterio de El Escorial data del siglo XVI y es una de las joyas de la arquitectura española.

Por su parte, Manzanares el Real ubica el Castillo de Mendoza, una fortaleza del siglo XV perfectamente conservada. Esta población está situada muy cerca del embalse de Santillana y tiene muchísimas rutas para los amantes de la naturaleza.

Finalmente, Cercedilla, que se encuentra en plena Sierra de Guadarrama y a algo más de cincuenta kilómetros de Madrid ofrece muchas posibilidades para la práctica del senderismo por sus dehesas, pero también, para los amantes de la historia, ofrece la posibilidad de visitar el Palacio Real de la Granja de San Idelfonso.

Como en la anterior zona de la que hemos hablado, estos son tan solo algunos ejemplos y basta con visitarla para descubrir muchos más lugares para pasar el fin de semana muy cerca de Madrid.

Este tipo de escapadas son muy buena opción para quien las realiza pero, además, sirve de apoyo a todas las pequeñas empresas hosteleras de estas zonas, que, en los últimos tiempos han visto mermar muchísimo sus ingresos y ver sus negocios correr un serio peligro de desaparición.