La operación Lezo está de plena actualidad en estos momentos. Son tantos los detalles que se van conociendo que no es de extrañar que tanto los medios de comunicación como el conjunto de los ciudadanos se echen las manos a la cabeza cada vez que sale a la luz un nuevo detalle. El último, como no podía ser de otro modo, es más escalofriante que el anterior y es que parece que el Partido Popular, y en esta ocasión hablamos de personas tan relevantes dentro de la estructura como Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre o Carlos Floriano, conocían de la existencia de la cuenta en Suiza de Ignacio González. La pregunta, por supuesto, está bien clara. ¿Cómo es posible que no se denunciara una situación que es a todas luces ilegal y que no se le puede permitir sobre todo a los miembros del partido en el gobierno?

Una actuación  tardía y poco transparente

Solo así se puede definir la actuación del Partido Popular. Mucho más si cabe cuando uno de sus miembros, afincado en el pueblo madrileño de Leganés, Jesús Gómez, advirtió hasta en tres ocasiones a las personas que hemos mencionado hace tan solo unos instantes sobre la existencia de la cuenta de Ignacio González. Eso sí, al señor González le preguntaron y al decir que todo aquello era poco menos que una invención, decidieron mirar para otro lado.

El problema fue cuando a Mariano Rajoy le llegaron varia denuncias anónimas que aseguraban este mismo extremo. Ya no tuvo más remedio que hacer que el nuevo proyecto de la Comunidad de Madrid fuera liderado por otra persona. Esa persona era Cristina Cifuentes, la cual, a día de hoy, quiere eliminar todo rastro de corrupción de las filas de su partido tal y como se está viendo en estos días sobre todo con la dimisión de Esperanza Aguirre.