El bruxismo hace referencia a un acto involuntario mediante el cual apretamos la mandíbula con una excesiva fuerza, provocando el rechinamiento de los dientes. Un acto que realizamos principalmente mientras dormimos, y que puede afectar a nuestro día a día, causando dolor de cabeza, de oído o de cuello, así como insomnio o sensibilidad dental, entre otros síntomas.

De modo que si cada mañana te levantas con la sensación de no haber descansado, o con alguno de los dolores que hemos comentado, es recomendable que acudas a tu dentista en Madrid, ya que sentimos decirte que es muy probable que padezcas bruxismo.

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo consiste en el acto de apretar los dientes con fuerza, el cual puede provocar molestos dolores en la mandíbula, en la cabeza y en los diferentes músculos faciales.

Pero más allá de esas molestias, es importante tratar el bruxismo cuanto antes, ya que si se prolonga demasiado en el tiempo, podría acabar provocando problemas directamente en las articulaciones de la mandíbula, que serían mucho más complicado de tratar.

Y aunque habitualmente se presenta por la noche, también hay que indicar que existen pacientes que lo sufren también durante el día.

Principales síntomas del bruxismo

Los síntomas que pueden aparecer por el bruxismo son diferentes y variarán en función de cada paciente. Aun así, a continuación te mostramos los más comunes:

  •         Dolor mandibular y de oído
  •         Dolor de cabeza
  •         Desgaste del esmalte dental
  •         Desgaste de las piezas dentales
  •         Sensibilidad dental
  •         Dolor de cuello
  •         Fracturas dentales
  •         Dolor al abrir y cerrar la boca
  •         Caída de dientes
  •         Enfermedades periodontales
  •         Ansiedad, estrés y tensión
  •         Trastornos del sueño

Uno de los principales problemas del bruxismo, es que como habitualmente se presenta durante la noche, mientras dormimos, puede ser complicado detectarlo por el propio paciente.

Por ello es importante acudir al dentista regularmente, para que en caso de sufrir bruxismo, pueda detectarlo a tiempo y llevar a cabo el tratamiento más adecuado.

Principales causas del bruxismo

Aunque el bruxismo puede aparecer por diferentes causas, los expertos destacan dos por encima del resto:

  • Índole biológica: diferentes estudios han comprobado que el bruxismo aparece cuando las neuronas que se encargan del control motor, sufren cualquier tipo de daño.
  • Psicológica: la causa psicológica es la más habitual entre los pacientes que sufren bruxismo, destacando el estrés y la ansiedad como los dos principales motivos. Aproximadamente el 30% de casos de bruxismo están directamente relacionados con el estrés.

Pero aunque estas dos causas son las más comunes, existen otras que también pueden ser las culpables de la aparición del bruxismo:

Mala alineación dental

Cuando los dientes están mal alineados y no encajan como deberían, es habitual sufrir tensión acumulada en la mandíbula, así como problemas durante la mordida, que en la mayoría de casos se traducen en bruxismo.

Hábitos alimenticios

El acto de apretar los dientes durante la noche puede estar ligado a los alimentos que consumimos. Por ello, en caso de sufrir bruxismo o querer prevenir su aparición, es importante limitar la ingesta de los siguientes alimentos:

  •         Alimentos con una alta cantidad de cafeína: café, té y bebidas de cola.
  •         Bebidas alcohólicas
  •         Alimentos excesivamente duros
  •         Otros actos como masticar chicle o morderse las uñas

Problemas de sueño

Cuando el bruxismo se produce durante la noche, los músculos de la mandíbula se mueven de manera inconsciente, provocando un molesto ruido que aunque pasa totalmente desapercibido para la persona que lo sufre, puede resultar realmente incómodo para las personas de alrededor.

Esto hará que no se pueda disfrutar de un sueño reparador, lo que afectará directamente al cansancio y al bienestar en general.

Problemas de relajación

Las personas que conviven con estrés y que tienen serios problemas para relajarse, también cuentan con un mayor número de posibilidades de sufrir bruxismo, tanto durante la noche como por el día.

Malas posturas

Mantener una mala postura durante mucho tiempo también puede ser la causa del bruxismo, debido a que se produce una sobrecarga tanto la zona del cuello como de la cabeza, que afectará directamente a los músculos masetero y temporal, que son los encargados de abrir y cerrar la boca.

Soluciones para el bruxismo

Lo más habitual para poner solución al bruxismo es utilizar una férula dental, la cual debe usarse por la noche, durante el sueño. Se trata de un molde hecho a medida, cuyo principal objetivo es relajar la mandíbula y evitar el desgaste de las piezas dentales.

Pero más allá de utilizar una férula dental, es importante tomar una serie de precauciones que ayuden a evitar los problemas relacionados con el bruxismo. Te contamos algunas de las principales recomendaciones:

  •         Realiza ejercicios para la relajación de la lengua
  •         Mejora tu postura con la ayuda de un fisioterapeuta
  •         Deja de fumar
  •         Reduce tus niveles de estrés
  •         Bebe dos litros de agua al día
  •         Aplica dolores en aquellas zonas en las que el dolor sea más intensivo
  •         Evita alimentos no recomendados

Toma nota de las recomendaciones que hemos compartido, y gánale la partida al bruxismo.