Lamentablemente no es de extrañar que se hayan producido ya los primeros ataques islamófobos en contra de dos mezquitas en España, después de los atentados terroristas perpetrados en Barcelona y Cambrils.

Sevilla y Granada son las sedes de las mezquitas que sufrieron el ataque por parte de grupos de ultra derecha quienes escribieron mensajes de ira en sus paredes y lanzaron bengalas; acciones similares se llevaron a cabo el pasado viernes en otra mezquita ubicada en Tarragona.

La mezquita que acoge a la Fundación Mezquita se Sevilla, amaneció el día de ayer con mensajes pintados en sus paredes cargados de mucho odio, donde se les llamaba a sus miembros asesinos, entre otras cosas; inmediatamente colgaron en su página web un comunicado rechazando estos actos en contra del templo y solicitando que no se apoyen en los recientes hechos ocurridos en Barcelona para atacar e infundir miedo a otros colectivos, no es correcto aprovecharse de los terribles sucesos, los cuales ya hemos condenado publica y oportunamente, como humanos, españoles y musulmanes que somos.

Destacaron además la labor de los miembros de la Fundación que allí hace vida, conformado por un grupo Musulmán Sevillano con más de 35 años trabajando en pro de un Islam totalmente contrario al radicalismo, más bien civilizado.

ataques a mezquitas

La otra mezquita que fue objeto de ataques, es la Mezquita Mayor de Granada, en Albaicín, donde los hechos violentos fueron perpetrados por 12 miembros del colectivo neonazi Hogar Social quienes no tuvieron problemas en dejarse ver arrojando bengalas y botes de humo hacia el templo, también exhibiendo una pancarta diciendo que “quien financió la mezquita, financió al terrorismo” lo cual colgaron en su perfil de Twitter y en Facebook donde además solicitan el cierre de la misma.

Malik Ruiz, presidente de la comunidad islámica interpondrá la correspondiente denuncia a la que aportará las imágenes y vídeos a fin de que los responsables sean identificados y castigados y a pesar de que estos no ingresaron a la mezquita, si ocasionaron desorden, confusión y zozobra en quienes se encontraban alrededor para ese momento.

La comunidad islámica ha condenado enérgicamente toda clase de crímenes no solo en España sino en el mundo, especialmente aquellos que se cometen injustificadamente en nombre del islam y de los musulmanes.

Los Mossos d´Esquadra, tras haberse cometido los ataques a las mezquitas condenaron las acciones y solicitaron que no se criminalice un lugar donde la gente solo acude a orar, los extremistas no se han radicalizado en las mezquitas, afirmó Josep Trapero y agregó que la policía observa lo que ocurre en las mezquitas.

Carles Puigdemont, dijo que es injusto que se trate de vincular a la comunidad musulmana con los radicales islamistas; solo en Cataluña residen 200.000 marroquíes que son participes de la vida colectiva y contribuyen a la normalidad.