Cuando se echa un vistazo a la piel de toro, podemos darnos cuenta de que son muy pocos los puntos los que, de un modo u otros, no están salpicados por algún caso de corrupción. Y es que no es necesario que la sospecha sea de un gran caso. En muchas ocasiones son pequeños detalles los que hacen que la imagen de nuestros gobernantes no sea limpia.

Es el caso del Ayuntamiento de Madrid, concretamente del departamento de informática, el cual, lleva ya un tiempo bajo la sospecha de la corrupción. Una sospecha que, según pasan los días, se pueden convertir en toda una realidad ya que los datos que aparecen son muy alarmantes.

Desconexión de las cámaras de seguridad

Esto es lo último que se ha conocido de este caso. Un detalle que más bien parece propio de una película de espías. Y es que, cuando el nuevo departamento de informática del Ayuntamiento de Madrid se disponía a organizar el material que había, se percataron de que había cuatro cámara de seguridad, las cuales, no había constancia de que pudieran estar allí.

Basándose en la Ley de protección de datos, las desconectaron. El problema es que esa desconexión coincide con la hurto de algunos equipos informáticos. Por todo ello, el responsable de la sección de informática fue cesado fulminantemente. Este nuevo dato, no hace otra cosa que alarmar aún más a las autoridades ya que parece mucha coincidencia.

Sin embargo, desde el Ayuntamiento de Madrid se insiste en que se llevará a cabo una completa investigación para determinar que pasó en el almacén. Manuela Carmen no se puede permitir un caso de corrupción cuando desde su llegada al poder se ha convertido en el adalid de la lucha contra esta lacra. De todos modos, habrá que esperar a la resolución judicial.