Mañana se aprobará en la Junta de Gobierno el Plan A de Calidad de Aire, promovido por el Ayuntamiento de Madrid mediante el cual se busca proteger al centro de la ciudad del tráfico y reducir la contaminación entre otras cosas.

Por esta razón, el acceso a esta zona de la ciudad de Madrid estará restringido y solo se permitirá el tránsito a los vehículos de los vecinos, así mismo y excepcionalmente al transporte público y coches eléctricos.

Esta medida entrará en vigor para el primer semestre del 2018 y persigue reducir en un 23% las emisiones de dióxido de nitrógeno de cara al 2020 y con referencia al 2012.

Entre las medidas más resaltantes contenidas en dicho Plan, se encuentran, el centro de Madrid como un área residencial prioritaria del centro de la ciudad, los límites de velocidad y acceso a la M-30, la prohibición de tránsito de coches a gasolina matriculados antes del año 2000 y los de diesel de antes del 2006.

No obstante, la delegada Inés Sabanés destacó que la medida de límite de velocidad en la M-30 pasará por la aplicación previa de algunas medidas en el interior de la ciudad hasta hacerla permanente.

Plan A de calidad del aire de Madrid

Son cuatro las áreas insertas en este plan de Calidad del Aire, una focalizada a los vehículos de carga y descarga, la segunda se centra en la adaptación a los cambios climáticos, una tercera fomentar la sinergia entre las distintas instituciones y por último incrementar los puntos de recarga eléctrica, todo esto implica una inversión de 45 millones de euros de acuerdo a lo explicado por Sabanés y Paz Valiente.

En cuanto a los vehículos de carga y descarga, la restricción dependerá básicamente de su vida útil y de las características del sector, de tal manera que aquellos que estén entre las 3,5 y las 12 toneladas tendrán acceso al centro de la ciudad hasta el año 2023, aun sin el distintivo ambiental de la DGT, los de más de 12 toneladas podrán transitar hasta el 2025.

Las medidas para la adaptación al cambio climático fueron objeto de amplios debates donde al final se aceptaron algunas enmiendas relacionadas con la inclusión de más zonas verdes, una mejor planificación para combatir la escasez de agua y otras más como tomar medidas para paliar las altas temperaturas, de acuerdo a lo que informó portavoz del Psoe, Chema Dávila.

Se introdujo como novedad en éste plan la colocación de 15 puntos de recarga eléctrica rápida para coches en Madrid y también aumentar en un 30% el aparcamiento para las motocicletas en las calzadas, esto obedeciendo a un compromiso político.