Si ha habido un personaje de la televisión que ha dado mucho que hablar en los últimos años este ha sido Pepe Navarro. Y no solo por todo lo que tiene que ver con su carrera profesional sino por todo lo que tiene que ver con su relación con Ivonne Reyes.

Sin embargo, en los últimos días se han podido leer unas declaraciones suyas en las que aseguraba que se arrepiente de algunos de los comportamientos que ha tenido con ella. Y es que, tras hacer balance de la situación y, según él, tras haber consultado y hablado con amigos y familiares es consciente de que su actitud seguramente no fue la mejor para sus propios intereses.

Admite que tuvo que hacerse la prueba de paternidad

Este es uno de los puntos que ha querido dejar bien claros. Y es que, tras tener una visión más global y una perspectiva más amplia de todo lo que ha sucedido es cierto que cree que tendría que haberse sometido a esa prueba. No solo por el bien del que pueda ser su hijo sino por su propio bien ya que de ese modo, en un sentido o en otro, habría terminado con todas las especulaciones que se estaban, y todavía se siguen haciendo, haciendo por la prensa.

Por otro lado ha querido dejar bien claro que la relación con Ivonne Reyes es la más extraña que ha tenido hasta este momento. No en vano asegura que él lo veía más como una relación paternofilial en lugar de una relación amorosa. Ella le veía como un padre seguramente por su madurez y seguramente por el poder que él tenía en algunos medios de comunicación del momento.

Un resumen de su último periodo que ha hecho el presentador y que ha llamado mucho la atención tanto a los medios de comunicación como a sus más allegados.