Esta es, en esencia, la idea que tiene el Partido Popular en los próximos meses. Y es que parecen haber entendido que de un modo o de otro, el hecho de invertir dentro del propio país es una de las mejores soluciones que puede haber para salir de la crisis.

Este acuerdo que vamos a detallar a continuación ha sido posible gracias a la participación no solo del propio gobierno sino también de las distintas formaciones sindicales, las cuales, han hecho todo lo posible por tratar de que se cumplan aquellos puntos que debían ser de obligado cumplimiento.

Los pilares básicos de este nuevo plan

Lo primero que se quiere hacer es impulsar el empleo público. Para ello nada mejor que un total de 250.000 nuevos puestos de trabajo a los que tendrán acceso todos aquellos que quieran presentarse a las oposiciones. Unos puestos de trabajo que estarán centrados en la sanidad y en la educación.

En segundo lugar se pretende que los funcionarios recuperen parte del poder adquisitivo que habían perdido como consecuencia de la crisis. Para ello, aunque no es la subida esperada, el gobierno subirá los salarios un 1%.

Por último, lo que se pretende hacer es que los contratos de aquellos que son interinos, pasen a ser indefinidos siempre y cuando se cumplan una serie de condiciones. Así las cosas puede ser que la precariedad laboral dentro del sector público sea menor.

De todos modos, sea como fuere, lo cierto es que los sindicatos estarán pendientes de que se cumplan estos términos ya que de ellos depende el futuro de un buen número de españoles. Algo que ahora es más sencillo teniendo en cuenta que el gobierno tiene que pactar con varias fuerzas para granjearse unos buenos apoyos de cara a la aprobación de futuras leyes o decretos.