Un buen político se mide cuando está con sus ciudadanos en los momentos más críticos de su ciudad. Esto no fue el caso de Pablo Ruiz, que en plena crecida del río Segura se marchó al teatro para poder distraerse.

Fueron momento muy difíciles que se vivieron en Murcia y aunque las principales autoridades estaban en la calle  y en sus respectivos despachos haciendo lo posible por solventar la situación, el ex director de emergencias fue a las 20:00 horas al teatro para descansar luego de un día de trabajo.

Lo más interesante del caso es que ninguno de sus jefes inmediatos tenía conocimiento de esto hasta que el periódico regional La Opinión de Murcia y La Verdad  lo publicaron en una de sus notas. Así fue como se enteró Beatriz ballesteros, que luego de leer la información despidió inmediatamente a Ruiz.

Excusas

Según el ex funcionario siempre estuvo pendiente del teléfono en todo momento y mientras veía la obra “La telaraña” constantemente veía las actualizaciones de sus colegas a ver si había ocurrido alguna novedad interesante. Después que terminó la función acudió inmediatamente a su despacho.

Ruiz aseguró que era un compromiso familiar y se quedó dormido en pleno acto del cansancio que tenía después de un día extenuante. Sin embargo parece ser que esto no fue suficiente para Beatriz Ballesteros, a quien no le gustó para nada esta decisión.

Esto significa que apenas cuatro días después de la toma de posesión de su cargo, ahora se encuentra sin empleo. Aún así señaló que seguirá trabajando junto a su consejera y todos los miembros del equipo de Emergencias para brindar bienestar a la población. Ahora será desde un ámbito distinto.

Gravedad de la gota fría

El río Segura es uno de los más importantes de toda la región, así que luego de que creciera significativamente se activó el nivel I de emergencias del Plan Especial de Protección Civil ya que había un riesgo enorme de inundación en toda Murcia.

Así es como otros ayuntamientos cercanos a Murcia han pedido que sean declarados como zona catastrófica por las inundaciones. Esto luego de que en San Javier se registraron más de 220 litros por metro cuadrado y 340 en La Manga del Mar Menor.

En San Pedro del Pinatar se registraron más de 300 casos de incidencias, luego de que se registraran más de 230 litros por metro cuadrado en menos de un día, lo que dejó devastado a toda la región.

250 familias se vieron afectadas y más de 150 calles quedaron completamente inundadas, lo que imposibilita el desplazamiento de las personas en toda la ciudad. El agua y barro ha afectado a cientos de casas en todo el municipio.