Cuando hace unos cuantos años ya comenzó la instrucción de la Operación Púnica, eran muy pocas las personas las que pensaban que iba a tener tantas ramificaciones dentro de la Comunidad de Madrid. Y es que lo que empezó como una cosa de una o dos personas, se ha ido convirtiendo en todo un entramado que tiene que ver más con una organización criminal que con un partido político. No en vano, hasta tal punto llegan las ramificaciones de este asunto que incluso Cristina Cifuentes parece estar implicad de manera directa.

Adjudicaciones ilegales en el 2009

Para encontrar el documento que implica a la señora Cifuentes en todo este asunto, tenemos que remontarnos al año 2009. Fue entonces cuando, ni corta ni perezosa, y siempre según la documentación oficial que se tiene del caso, la hoy presidenta de la Comunidad de Madrid, no tuvo problema alguno en adjudicar el servicio de cafetería al grupo propiedad del empresario Arturo Fernández. Una adjudicación que se había llevado a cabo sin seguir desde ningún punto de vista la legalidad vigente en ese momento.

Pero claro, como nos podemos imaginar, Cristina Cifuentes no ha tardado en salir al paso de todas estas especulaciones y ha querido dejar bien claro que ella no solo es una política íntegra sino que jamás ha hecho nada que no esté regulado por la legislación vigente en ese momento. A esto hay que añadirle que se ha encargado de remarcar a los medios de comunicación que este es un documento que no tiene ningún tipo de validez jurídica y que es de las pocas que está haciendo muchos esfuerzos para que toda la corrupción que hay en Madrid abandone la capital de España. Algo que, sin embargo, tendrán que decidir los jueces y no las personas de su entorno más cercano, las cuales, por supuesto, le serán leales.