Son varias las leyes las que ha presentado el ejecutivo del Partido Popular en los últimos años que han sido polémicas. Sin embargo, ninguna como la denominada como ley mordaza. Una ley duramente criticada y que, ahora, de nuevo, tiene un nuevo capítulo en el Congreso de los Diputados.

La oposición quiere renovarla

Teniendo en cuenta que es una ley que no se puede derogar en su totalidad, la oposición ha pensado que una buena opción puede ser la de retocar algunos puntos de los más conflictivos.

El primer de los aspectos que quieren renovar es el que tiene que ver con las protestas que se pueden dar frente a los organismos oficiales. Y es que, según algunos de los principales partidos de la oposición, como puede ser el caso de PSOE y Unidos Podemos, esta decisión no hace otra cosa que recortar la libertad de expresión de los ciudadanos.

Por otro lado, aquella medida en la que no se podía realizar una fotografía de un agente de la policía, ni siquiera para denunciar, por ejemplo, un abuso, también quieren que se modifique. De hecho, argumentan que esto lo que fomenta es la sensación de impunidad que pueden tener los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado frente a los ciudadanos cuando su misión no es otra que la de velar por su sin intereses.

Sin embargo, hay que ser honestos y decir que estas modificaciones no van a ser sencillas de llevar a cabo. El gobierno del Partido Popular invirtió muchas horas en llevarla a cabo y se espera que lancen algún tipo de veto de manera que no se pueda poner en marcha las reivindicaciones de la oposición aunque esto conllevará un problema que no es otro que el de otro enfrentamiento con aquellas fuerzas políticas que tienen que darle sus votos para sacar adelante, entre otras cosas, los presupuestos generales del Estado.