Los negocios son de vital importancia para el crecimiento de una nación, siempre y cuando estos no afecten el sano desenvolvimiento de sus consumidores. Por esto es que ramas como el alcohol, cigarros y el azar siempre son discutidos.

Un ejemplo de ello son las casas de apuestas, que son establecimientos donde las personas se reúnen para hacer diferentes aportes de dinero a la causa que ellos consideren que son el ganador.

Van ligados a muchos deportes, desde el fútbol, baloncesto, béisbol, pero lo más común es el juego de caballos. El crecimiento de estos negocios ha crecido en más de un 100% en los últimos años, así que el gobierno de Madrid ha decidido frenarlo por completo.

Fue la Comunidad de Madrid que decidió suspender por completo la concesión de licencias para abrir nuevas salas de apuestas en la región, al menos temporalmente. Esto entrará en juego lo antes posible aunque aún no se tiene la fecha en que entrará en vigor.

Así lo informó Isabel Díaz Ayuso, la presidenta de la Comunidad Autónoma, quien aclaró que esta industria es legal, va dentro del marco de lo que establece la constitución y genera empleo y riqueza, sin embargo su concentración excesiva de establecimientos podría traer problemas en la población.

Esto afecta sobre todo a los más jóvenes que se ven tentados a participar en estos juegos lúdicos, que cuando se acostumbran a este vicio es muy difícil sacarlos de buenas formas, siendo algo muy parecido a cualquier droga. “Los menores de edad en algunos lugares ya estaban entrando directa o indirectamente, así que este problema había que sacarlo de raíz”. Así informó la política del PP, que se mostró muy clara y concreta en sus declaraciones.

¿Cómo se encuentra el sector en Madrid?

Pues hasta septiembre habían 678 establecimientos de juego, de estos más de 400 son salones, 171 son lugares de apuestas, mientras que bingos solo hay 33 y casinos solo 4.

Estos números son algo alarmantes porque triplican a los demás sectores en España, convirtiendo a la capital en el centro del vicio y apuestas del país y esto es lo que no ha querido Ayuso, quien actualmente gobierna en coalición con CS.

El anterior gobierno aseguró que las cifras estaban por debajo del promedio nacional. No sabemos si le mintió a la población o en efecto hasta hace un año habían pocos establecimientos, lo cierto es que en la actualidad existen demasiados y lo correcto era detenerlo en buenos términos.

Además de esto el gobierno local ya aseguró que está trabajando en una reforma de la Ley del Juego regional y establecerán medidas interesantes para hacer una campaña educativa en los consumidores. Uno de ellos es que evitará que persones famosas y con influencias puedan anunciar este tipo de negocios.