Según informó Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, el próximo lunes durante un Pleno extraordinario su Ejecutiva intentará aprobar el PEF o Plan Económico Financiero de los años 2017-2018, después de conseguir la «conformidad de Hacienda».

En caso de que se apruebe, el Consistorio tratará de terminar con el tutelaje que Hacienda ejerce en él, al exigirle presentar semanalmente las cuentas municipales con el fin de comprobar el cumplimiento de la regla de gasto, debido a que la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, determina que la administración que no cumpla con los objetivos de estabilidad presupuestaria, tendrá que formular el mencionado PEF, el cual después de ser aprobado por la corporación local pasará a ser enviado al Ministerio de Hacienda donde tendrá lugar su aprobación.

Asimismo, fuentes ministeriales revelaron que después del Pleno extraordinario que se hará el lunes, realizarían su valoración para proceder a dar su visto bueno.

De acuerdo con el documento del PEF, el convenio logrado entre el Ayuntamiento de la capital y la Administración central, determina un incumplimiento de la regla de gasto por 100 millones de euros y a finales de 2017, a cambio de cumplir con ella el próximo año. De igual forma, el Ayuntamiento busca reducir el próximo año a 2.677 la deuda de 3.711 millones con la cual terminaran el 2017.

Manuela Carmena habla de hacienda

Para llegar a dicha escenario, el Gobierno de Ahora Madrid, se ha visto en la necesidad de establecer medidas de ajuste dentro de los estados de gastos por un total de 546,6 millones de euros en el trascurso de este año.

La tutela que ejerce el Gobierno de la Nación, tuvo lugar después de que la Ejecutiva de Ahora Madrid, no cumpliera con la regla de gasto en el 2015 y 2016. Dicha regla evita que el gasto de las corporaciones locales se incremente por arriba de la tasa referencial del PIB.

Para el portavoz de Economía del PP municipal, Henríquez de Luna, este proyecto de PEF significa que “por primera vez el Ayuntamiento ha tenido un gesto que expresa su voluntad por el cumplimiento de la Ley. Y es que cuando existe lealtad y colaboración institucional, es posible solucionar las dificultades”; aunque expreso también, que cree que el responsable de Economía en el Consistorio, cuya firma está presente en el documento del PEF, “quedo completamente descalificado” por parte de su partido.

Para el representante popular, Mato “ha entrado a una espiral que se complica cada vez más” al ir retardando los requerimientos de Montoro.

De haber cumplido con la regla de gasto, no habrían inconvenientes ahora, así que el Gobierno municipal tendrá que empezar a negociar los embrollos de los siguientes presupuestos con el Grupo Municipal Socialista.