strips club barcelona

Innumerables ciudades de toda España cuentan con un club de striptease, encontrándose Barcelona entre las urbes que hacen gala de los mejores locales. Independientemente de si quieres acudir a uno de ellos o simplemente prefieres estar informado sobre todo lo que guarda relación con los mismos es importante saber qué es verdad o mentira, ya que son muchos los comentarios sin fundamento que se escriben a favor o en contra. Solamente habiendo estado en un strip club se pueden confirmar o, por el contrario, desmentir los rumores que circulan sobre dichos negocios.

Lo primero que llama la atención al entrar en un local de este tipo como strip club Barcelona es la enorme cantidad de luces de todos los colores que permiten ver con claridad las esbeltas figuras de las bailarinas. El principal mito que queda desmentido es el de las dudosas condiciones en las que se encuentran las profesionales que deleitan a los clientes con sus sensuales movimientos. Entrevistando a las atractivas chicas del negocio se hace patente la legalidad bajo la que se rige absolutamente todo lo que se encuentra en un club de striptease. Antes o después de gozar de los incesantes bailoteos de las strippers puedes acudir a la barra para pedir prácticamente cualquier bebida con o sin alcohol. En esta ocasión es totalmente cierto lo que afirman algunos clientes sobre los precios del servicio de bar: acostumbran a ser bastante caros.

En lo que a precios se refiere tanto de la entrada como del resto de servicios en general suelen ser aceptables teniendo en cuenta el hecho de que algunos locales se encuentran muy bien comunicados y ofrecen una total privacidad a los clientes, siendo Barcelona strip clubs un claro ejemplo de todo ello. En dichos negocios se garantiza en la medida de lo posible la anonimidad de cada persona que accede a ellos, lo cual es ideal para ciertos usuarios que simplemente quieren disfrutar de un rato agradable pero no acaban de dar el paso por inseguridades en términos de privacidad.

Si el dinero no supone ninguna barrera la gran mayoría de clubs de striptease cuentan con una zona privada a la que podrás acudir individualmente con el objetivo de que una chica te deleite en exclusiva moviéndose únicamente para ti. Otro servicio que acarrea un gran incremento respecto al precio base es el del transporte, disponiendo los strip clubs de una flota propia con la que recogen a los clientes dejándoles en la misma puerta de los locales y llevándoles de nuevo a sus respectivos hogares. En este sentido la comodidad es máxima, así como la seguridad, especialmente si alguna persona se excede al beber en el local y no está en condiciones de regresar a su casa. Gracias al sistema de transporte propio los clubs se aseguran de que la conducción de quienes acuden al recinto se realiza sin ningún incidente, procurando así por la salud no solo de las chicas que tienen contratadas, sino también de las personas que económicamente impulsan el negocio consumiendo bebida y gozando de bailes tanto públicos como privados.

Otro mito hace referencia al vestuario de las bailarinas. Al contrario de lo que mucha gente piensa son incontables los locales de striptease que permiten a cada chica elegir la ropa que va a llevar en los shows con la única condición de que resulte mínimamente atractiva y sensual. Por otra parte, ciertos negocios son bastante limitados en este aspecto y fijan el tipo de prendas que las strippers deben llevar en la pista.

Las propinas para las chicas acostumbran a ser aceptadas en la gran mayoría de strip clubs instalados en la Ciudad Condal. En caso contrario el negocio se encarga de indicar la correspondiente prohibición con tal de que el cliente solamente pague la cifra base y no pueda premiar adicionalmente a ninguna de las trabajadoras del recinto.

El mito más extendido es sin duda alguna el del tipo de personas que acuden a los clubs de striptease, haciéndose referencia a ellas como gente necesitada sexualmente. Si bien es cierto que un determinado porcentaje corresponde a este tipo de clientes el abanico de usuarios es mucho más amplio y, prácticamente en todos los casos, acostumbra a darse cita en los locales un ambiente muy selecto de personas que solamente desean pasar un rato agradable escuchando buena música, tomando unas copas y viendo a mujeres de ensueño contornearse al ritmo de las melodías que suenan incesantemente. La sensualidad es la principal demanda de aquellos que frecuentan dichos clubs, disfrutando no solo del placer visual que supone ver el cuerpo desnudo de una atractiva chica, sino también del momento previo en el que la misma procede a quitarse las prendas una a una para hacer gala de sus curvas delante de los clientes que se lo pasan en grande ante tal espectáculo.