El objetivo es eliminar de estaciones, de dependencias y de trenes, la totalidad del amianto existente para lo que invertirán 140 millones de euros.

El Metro de Madrid se ha trazado un calendario de trabajos para eliminar el amianto, material cancerígeno prohibido en el país desde el 2001, de tal manera que la fecha tope para que no quede ningún vestigio de este en sus instalaciones es el año 2025.

Se tiene previsto que en la primera fase se logren retirar una cantidad de trenes que oscila entre 72 y 96 unidades y en las que el amianto está presente, esta retirada terminaría en el 2019, mientras continúa en proceso la segunda etapa que consiste en retirar este material de los 53 vestíbulos donde se ha detectado su presencia, la premisa es que para el 2021 se haya logrado limpiar al menos 20 vestíbulos.

El cumplimiento de este plan que han presentado las autoridades del Metro de Madrid, será supervisado por una comisión mixta entre los seis sindicatos con representación en el sistema subterráneo y el Metro; las actividades de sustitución de trenes arrancan de inmediato y para eso han dispuesto de millones de euros con el fin de despejar a las líneas 1, 6 y 9 de estos convoyes.

El objetivo es eliminar de estaciones, de dependencias y de trenes, la totalidad del amianto existente para lo que invertirán 140 millones de euros

Para eliminar el amianto, se disponen de 64 millones de euros que serán invertidos en 20 estaciones previamente seleccionadas en el Plan de Modernizaciones de la Comunidad de Madrid, con una partida adicional de ocho millones de euros se retirará el amianto de ocho vestíbulos cuyos trabajos comenzarán en el 2022 y deben terminar en el 2024; finalmente las 25 estaciones que quedan deben estar libres de amianto en el 2025 y contaran con una inversión de 31 millones de euros.

Al mismo tiempo se estarán ejecutando los trabajos para eliminar este material de las sub estaciones eléctricas y de las demás dependencias y depósitos del sistema subterráneo. En el caso de la retirada de los elementos aislantes la inversión será de 1,5 millones de euros mientras que en el resto de las dependencias se dispone de siete millones de euros.

Las autoridades del Metro de Madrid contratarán asesoría técnica que colabore con ellos con todo lo referente al plan de eliminación de amianto en los cuartos técnicos y estaciones, la función sería inspeccionar, detectar y hacer pruebas que conduzcan a una posterior certificación, la inversión adicional será de cuatro millones.

La empresa señala haber reforzado para los empleados que tienen que manipular los componentes donde hay presencia de este material y se les ha dado a conocer un nuevo protocolo para la correcta manipulación de este; enfatizaron en que no existe riesgo de enfermar para los millones de usuarios que utilizan este medio de transporte y tampoco para los empleados.

Para determinar si Metro Madrid viene cumpliendo con la regulación de seguridad en este sentido, se conoció que la Fiscalía abrió una investigación.