Ángela Merkel, la líder del grupo conservador, ha sido la más votada en las elecciones generales de Alemania del pasado domingo, donde resultó vencedora, frente a la AfD que superó todos los pronósticos y un SPD que su fue al fondo.

Con los votos escrutados correspondientes a 285 distritos del país, la Comisión Electoral da cuenta de que la CDU liderada por Merkel obtuvo el 33,1% de los votos, seguida por SPD con un 20,5% mientras que AfD logró un 12,5%, convirtiéndose en el primer partido xenófobo y ultranacionalista que ingresa al parlamento después de la Segunda Guerra Mundial.

Siguiendo las mismas fuentes, en el caso del FDP, regresan al parlamento con el 10,8% mientras que los verdes alcanzaron un 8,9% y la izquierda un 9,2%.

En total son seis las formaciones políticas con las que va a contar el hemiciclo, de un total de 42 partidos que acudieron a las elecciones con 4.800 candidatos, siendo el mínimo para entrar al parlamento un 5%.

Militantes de AfD reacciona después de conocer los primeros resultados

Merkel tan pronto supo de los resultados, se dirigió a sus bases y manifestó su deseo de que los resultados hubieran sido mucho mejores, aún así se mostró satisfecha con ellos y también ante la posibilidad de ser una vez más y de forma consecutiva canciller, recibiendo con beneplácito y entre aplausos el mandato de los votantes a la hora de crear un gobierno, manifestando que su compromiso también pasa por escuchar las exigencias de los votantes de AfD en un congreso que le impone un gran desafío.

El SPD en voz de su líder, Thomas Operan, descarta la reedición de la coalición y por el contrario ha anunciado que se van hacia la oposición tan pronto conoció los primeros resultados a pie de urna, lo mismo dijo el candidato de la formación política Martin Schulz y agregó que Merkel solo podrá gobernar en mayoría si procede a aliarse con los Verdes y con FPD para alcanzar la mayoría absoluta en el Budestag y con un total de 347 diputados; al tiempo se lamentó ante sus seguidores porque el partido cosechó los peores resultados de su historia y que el momento era tan difícil como amargo.

AfD, partido nacionalista de ultraderecha y anti inmigrantes había prometido a sus seguidores sacar a Merkel, recuperar y cambiar el país, según palabras de Alexander Gauland. Por su parte, Alice Weidel indica que el partido centrará sus esfuerzos en hacer seguimiento y controlar el trabajo del Gobierno mientras hace oposición.

Ahora corresponde al CDU formar gobierno, señaló Christian Lindner del FDP y Cem Ozdemir de los Verdes declaró que no será posible cristalizar una coalición si no se avanza en materia de justicia social y en la protección del medio ambiente; lo cierto es que una vez confirmados los resultados estos entraran en conversaciones con CDU.