Las elecciones alemanas prometen. Seguramente sea un espectáculo desde el punto de vista político. Y es que, contra todo pronóstico, parece que desde el SPD van a poder plantar cara a la actual canciller Angela Merkel. Todo se debe a una estrategia bastante bien planteada que ha hecho que el expresidente de la Eurocámara, Martin Schulz, se convierte en el líder del partido que lleva la socialdemocracia por bandera en el país germano.

Objetivos y directrices a seguir tomando como ejemplo a España

No hay duda de que el principal objetivo del partido de Schulz no es otro que el de ganar las elecciones. Sin embargo, tampoco hay duda de que son muy conscientes de que esto, seguramente, no lo puedan lograr con tan poco tiempo de maniobra. Por ello, y una vez que han interiorizado que la victoria, aunque todo puede pasar, queda un poco lejana, se han marcado otros objetivos que son bastante más realistas.

Dejando a un lado la victoria electoral, lo que pretende la SPD es tener mucha más influencia que la que tienen hasta ahora en la toma de decisiones. Para ello, quieren que el partido liderado por Angela Merkel no tenga más remedio que contar con ellos para poder sacar adelante algunas de sus iniciativas. Será entonces cuando ellos tratarán de imponer algunas de sus condiciones de modo que la política no sea únicamente cosa de uno.

Para ello, Schulz ya se ha fijado en España. Un país en el que el bipartidismo y las mayorías absolutas estaban dentro de lo normal pero que ahora, el partido que está en el poder, no tiene más remedio que negociar con todas las fuerzas políticas del arco parlamentario. Esto, como no puede ser de otro modo, lleva a todos tengan capacidad de decisión y puedan incluir sus criterios dentro de la política del país. Aun así, habrá que ver qué sucede en Alemania ya que, de momento, las encuestas le son muy favorables a Merkel.