La nueva Administración municipal confirmó los temores de los trabajadores del Cuerpo de Bomberos quienes habían denunciado la implantación de la jornada semanal de 35 horas en el servicio de Emergencias.

Javier Barbero ex delegado del área, insistió en la existencia de un justo presupuesto para hacer cambios laborales en los bomberos igual que otros funcionarios municipales que desde inicio del año disfrutan del mismo beneficio. Solamente se debían haber cumplido los parámetros establecidos por Cristóbal Montoro ex ministro de Hacienda.

A pesar que las finanzas municipales no tuvieron la firmeza suficiente para crear costos extras sin infringir los lineamientos de Hacienda, Barbero defendió su postura sobre la existencia de un presupuesto. Se publicó una oferta de cinco guardias voluntarias extras para cumplir con los horarios de una nómina con un déficit de personal.

Esta exigencia llegó después que Juan José García anterior jefe del cuerpo, fue destituido por no aceptar la disminución del parque y las dotaciones de los bomberos para ayudar a la reducción de la jornada; pasando de  37,5 horas a 35 por semana.

Ignacio Becerril director general de Emergencias también fue depuesto junto con la renuncia voluntaria de la cúpula del Cuerpo. Barbero justificó los cambios como una nueva estrategia, los cuales se produjeron “al azar”, eligiendo a 14 mandos que denunciaron a la agrupación dirigida por Manuela Carmena por utilizar tal designación presupuestaria.

La administración anterior dio plazo al registro para que voluntariamente se apuntaran y hubo 800 adscritos que se beneficiaron de €680 euros que se pagaba por guardia a los bomberos. Sus asesores jurídicos consideran que si no hay personal suficiente para completar la plantilla, las guardias voluntarias serían obligatorias y pudiera presentarse un problema colectivo.

Un aumento de crédito por 9.451.000 euros solicitado al ministerio de Hacienda por parte del departamento de Salud, Seguridad y Emergencias fue denegado, y es justamente la suma que las nuevas autoridades de este servicio estiman falta en la caja. Desde el Área están trabajando con Hacienda y otra concejalía para encontrar una solución económica e implantar la respectiva jornada laboral.

Son nueve meses de impagos en guardias extras lo que lleva el plan, por esto una parte del equipo de los profesionales resolvieron no cumplir más guardias hasta que los liquiden. En el presente hay 15% menos de personal.

Según implantó este mando, la dotación por parque debía ser el doble más uno del personal a cargo que se necesita para sacar una bomba de agua a un siniestro donde operen 8 efectivos. Hay parques que escasamente cuentan con un bombero más una dotación completa.

Fuentes del Ayuntamiento reconocen que la cifra solicitada por este cuerpo es perfecta y que no existe ningún riesgo para la comunidad de madrileños.