Desde hace días la relación entre  Manuel Valls y Albert Rivera se rompió irremediablemente. Ni siquiera el presidente de Ciudadanos participó en Barcelona de un sólo acto junto con el aspirante de su organización durante la campaña electoral. El distanciamiento de Madrid y Valls aumentó e incluso el malestar en la cúpula de Ciudadanos con quien fue su gran pieza en los sufragios municipales se ha hecho sentir, según fuentes del equipo naranja.

Valls se maneja de forma independiente, actúa sin consultar y hasta critica las medidas de Ciudadanos. El pasado fin de semana, se atrevió a señalar con dureza la reunión que sostuvieron en Madrid Rocío Monasterio del partido Vox con su homólogo Ignacio Aguado.

Manuel Valls escribió en la red Twitter que son reuniones entre líderes de formaciones constitucionalistas con el equipo de Vox, aludiendo el tema del encuentro

Ciudadanos se opone a muchos otros puntos del documento de Podemos

Manifestó estar preocupado y llegó a preguntarse si era una regulación de un partido de extrema derecha o una normalidad democrática. Pero sus apreciaciones fueron refutadas por Marcos de Quinto del mismo Ciudadanos. El parlamentario le contestó con una pregunta ¿No le molesta que el PSOE coquetee en Navarra con Bildu  o que los socialistas negocien con los defensores del chavismo?

José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos y al ser consultado sobre la disputa, expresó que el ex primer ministro francés está al corriente de cuáles son los lineamientos de la Ejecutiva para tratar con gobiernos, y debe estar tranquilo, pues Ciudadanos cumplirá con la decisión que tome la dirección y no negociará directivos a tres bandas.

Ciudadanos cumple con lo que acuerde su ejecutiva y por lo pronto descartan un rotura con su aspirante. El 15 de junio se elegirá al nuevo alcalde o alcaldesa y se organizará una vez más el Ayuntamiento de Barcelona.

Son seis concejales que componen el bloque de Manuel Valls, de los cuales tres son del partido Ciudadanos y se mantendrán por los momentos bajo las órdenes de la unidad comunal. Hay expectativa en los principales representantes de la fracción política; de hecho no desean manifestarse públicamente ante lo que pudiera suceder en relación a la decisión que Valls y sus concejales tomen al final de esta misma semana. Conserva el candidato independiente la proposición de adoptar una alianza entre el PSC y Ada Colau hasta ahora la alcaldesa

Mientras tanto, Ciudadanos continúa arriesgándose con el apoyo que le ha dado a Jaume Collboni,  candidato del PCS (Partit dels Socialistes de Catalunya),  como una pretensión constitucionalista que está lejos del secesionismo y populismo. Por ahora, Collboni y Colau no han iniciado tratos y no hay muestra de que pueda darse un pacto entre el PSC y Barcelona en Comú antes del próximo sábado.