El colegio oficial de arquitectos de Madrid a través de su Junta de gobierno, ha decidido demandar a Pilar Pereda debido a irregularidades en la venta de un mueble de la fundación.

Pilar con anterioridad fue asesora del concejal de urbanismo de Manuela Carmena y en la actualidad es coordinadora de Sostenibilidad en el Ayuntamiento de Alcorcón. Entre 2013 y 2014 Pereda estaba entre los 5 miembros de la junta del gobierno y ex patronos de la Fundación de Arquitectura que materializaron la venta de la sede de la Fundación ubicada en la calle Piamonte.

El problema es que lo hicieron por 600.000 € menos de lo establecido, hay que recordar que el Protectorado de Fundaciones el Ministerio de Cultura estableció un mínimo para su venta de 400.0000 €, pero finalmente la venta fue de 3.4 millones, lo que se considera un menoscabo en el colegio.

Para la demanda, la decana del colegio, Belén Hermida es la responsable de presentarlo y finalmente la querella ha sido admitida en el Juzgado de Instancia número 34 de Madrid en el que, además de Pereda, se acusa a José Antonio Granero, el anterior decano, Julián Franco Javier González y Aranzazu Lacasta de cometer varias irregularidades, entre ellas la ocultación de acceso a la información y la falsificación de las cuentas.

El Secretario del CUAM es un puesto clave en este órgano en vista de sus funciones de ser la notaría de la institución.

Como dato curioso, entre 2003 a 2007 ya había ostentado este mismo puesto el marido de Pereda, Aurelio Pérez. El pasado mayo Pereda se presentó a elecciones para ser decana,  cargo que finalmente recayó en Hermida, y en la actualidad es una de las líderes de ADN UAM que se ha mostrado en todo este tiempo muy crítico con la actual junta de gobierno.

Hace tan sólo una semana trascendió públicamente una guerra interna en el seno del CUAM donde varios miembros de la junta de gobierno presentaron su dimisión al no estar de acuerdo con la decana.

Posteriormente, la decana atribuye el clima de crisis actual a las acciones que se están llevando a cabo para depurar la institución y devolverle su credibilidad y esencia. Por esa razón algunos decanos antiguos y otros directivos de la organización han iniciado una supuesta campaña de desprestigio.

Por otra parte, Pereda en comunicación con los medios impresos y digitales aclaró que su actual cargo, y el anterior, no tienen que ver con lo que ocurre en el seno del COAM, y recuerda que el patronato del que formaba parte la actual decana los había felicitado por la venta del inmueble.