Se limitará el acceso de vehículos para el próximo martes 23 de noviembre al centro de Madrid, debido a la entrada en vigor del decreto de Madrid Central.

A partir de ese día se restringirá el paso a los conductores que no sean residentes y no posean un vehículo con el distintivo ambiental ECO o Cero Emisiones emitidas por la Dirección General de Tráfico, a excepción, de las personas con movilidad reducida que tendrán acceso libre, siempre y cuando, tengan vehículos adaptados a su condición.

Medio centenar de entidades afectadas entre empresarios y transportistas, han solicitado que se demore la aplicación de la ordenanza, reuniéndose inclusive con la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés. Sin embargo, la puesta en marcha de Madrid Central se considera una prioridad según la portavoz municipal Rita Maestre, para reducir la contaminación.

Los afectados advierten que no están en contra de que el gobierno municipal tome medidas contra la contaminación ambiental, sino, del daño colateral que la medida generará a las empresas y trabajadores de la zona.

Madrid Central se creará a pesar del pedido de la plataforma de afectados

Los comerciantes prevén que tendrán una disminución en sus ventas debido a dichas restricciones, principalmente en su primera jornada de aplicación, ya que es el popular “viernes negro”,  el día de mayor venta y descuento en todas las tiendas. Por su parte, Maestre considera que la mayoría de los compradores generalmente se movilizan a través del transporte público, por lo que no se va a apreciar la disminución de clientela en ningún momento, ni siquiera en la temporada de compras navideñas.

Acordaron que después de dos semanas de la puesta en marcha de Madrid Central, se reunirán  nuevamente con la delegada de Medio Ambiente para dialogar sobre los efectos del período de prueba de la medida.

Igualmente, el equipo de Carmena está considerando evaluar el acceso especial para los padres que llevan a sus hijos a los colegios situados en el centro, y a los empleados que terminan de trabajar fuera del horario del transporte público.

Por su parte, el portavoz municipal del PP, José Luis Martínez-Almeida, reprochó nuevamente la aplicación del proyecto, y considera una arbitrariedad hacer caso omiso a los pedidos sensatos de los distintos colectivos, para no activar la medida el día del año de mayor comercialización en el centro, así mismo, supone que la disposición es una consecuencia de la falta de programación y organización del gobierno autonómico.

De la misma manera apunta que la alcaldesa suspenda inmediatamente la aplicación de la fase de prueba y dialogue seriamente con la Plataforma para lograr un arreglo, así mismo, advirtió que si el PP obtiene el triunfo después de las elecciones del próximo año,  ocurrirán reformas importantes en el área.