Desde que el plan Madrid Central se inició en el mes de abril, se ha registrado un bajo nivel de dióxido de nitrógeno en la zona de la Plaza del Carmen. Esto lo refirió la organización Ecologistas en Acción, quien mostró con cifras que dicha reducción dentro del contorno de Madrid Central fue del 48%, equivalente a 22 microgramos por metro cúbico de aire a diferencia del año 2018 (42 µg/m3). Asimismo, disminuyó un 23% comparándolo con el más bajo (28 µg/m3) que se produjo en 2012.

Con esto queda expuesto que la orden de minimizar en el centro de la capital el tráfico logró que se redujera también la polución, motivado al viento y  las lluvias. Afirman Ecologistas que tal baja de la contaminación por NO2 en la zona mencionada no debería ser responsabilidad únicamente de las lluvias que se presentaron durante la mitad del mes de abril. Este es el primer mes del año con meteorología útil desde que Manuela Carmena y su Gobierno desarrollaran Madrid Central. Los expertos insisten que se pudo valorar el trabajo sin necesidad de atribuirlo al factor atmosférico.

Cabe señalar que la plaza del Carmen por historia ha sido siempre uno de los asientos más complicados e incluso con registros catastróficos. Hoy los cálculos cambiaron radicalmente y se logra afirmar que de toda la red, posee las cifras más bajas de NO2.

Madrid la nube de contaminación

Durante el período que va desde el 2010-2018 ocupó el tercer y séptimo puesto en cuanto a malas condiciones; ahora ha bajado al puesto 19 según un estudio de  Ecologistas. Añaden que existe menos contaminación en las estaciones con áreas verdes como Casa de Campo, parque de El Retiro, Parque Juan Carlos I, Tres Olivos o el Pardo. Escuelas Aguirre y Plaza Elíptica aún son zonas conflictivas, y la salida está en aplicar el mismo procedimiento que en Madrid Central, es decir, la reducción del tráfico.

Contrastando los datos de la Comunidad de Madrid con el centro de la capital, se pone de manifiesto  que la polución cayó tímidamente por la meteorología. Se detectó una variación en once estaciones de las 23 que hay. Cotejando igual período con iguales situaciones meteorológicas, la contaminación por NO2 bajó. 

El Ayuntamiento presentó su balance de los primeros cinco meses de Madrid Central y está muy contento por los resultados. El tráfico de coches privados disminuyó en el perímetro a 3%, 8% en todo el lugar y en la Gran Vía en un 24%. Descartaron el efecto frontera denunciado por el  PP.

La orden primeramente funcionó a manera informativa, hasta que a partir del 16 de marzo se implantaron multas para aquellos que entraron sin permiso a la franja. A comienzos de abril ya se habían sancionado por no cumplir la norma a 4.460 conductores.